Archivo de la etiqueta: youtube

Anoche me acosté con una noticia extraoficial y osada que afirmaba que hoy iba a ocurrir una tragedia enorme en un lugar que ya ha sido escenario de algo terrible en varias ocasiones. Por un lado, iba a morir una chica. Por otro, iban a morir miles de personas.

Madrugada del día 27 de julio de 2016. Como no me duermo, ojeo Twitter. Son las 3 de la mañana y alguien retuitea un tweet con mucha repercusión en el que una chica analiza uno a uno los gestos sospechosos de la youtuber británica Marina Joyce. Hasta la fecha, no había oído hablar de ella y no me habría interesado lo más mínimo si no fuera por el análisis exhaustivo de la tuitera española (paso de darle repercusión) y los comentarios que seguían a sus tweets.

¿Quién es Marina Joyce?  No me la voy a dar de experta, ya que no hace ni 24 horas aún que oí hablar de ella por primera vez. Es una vloguera de moda y belleza que, como muchas, enseña sus vestidos, explica su rutina de maquillaje y responde a las preguntas de sus seguidores.

¿Cómo empezó el lío? No sé muy bien quién lo empezó, pero es evidente que ha habido un efecto dominó hasta en las más absurdas de las creencias. Sus subscriptores empezaron a notar un cambio de actitud bastante obvio en sus publicaciones. Algunos dejaban comentarios del tipo: “¿Estás bien?” En sus últimos vídeos (todos terriblemente editados) ha aparecido con la mirada perdida, pestañeando con mucha frecuencia, cambiando el gesto de la alegría a una aparente tristeza, cambiando de un tema a otro o repitiendo las mismas frases una y otra vez. Por si no fuera poco, aparece con grandes moratones, también indiscutibles, en brazos y piernas.

¿Qué ocurre en las redes? La noticia salta a Twitter e Instagram, donde Marina también tiene cuenta y sus seguidores empiezan a especular y a comentar entre ellos que posiblemente actúe en contra de su voluntad. Es así como comienzan las peticiones a modo de reply diciéndole: “si necesitas ayuda haz tal o cual cosa”. La expectación aumenta cuando algunos de las peticiones coinciden con sus gestos habituales como “haz un corazón con las manos” o “pon un gatito en tu bío”. Y así surgen los montajes con el comentario y el gesto en cuestión interpretando que necesita ayuda. Y, lo que es más, los análisis de cada uno de sus vídeos, tweets, imágenes, palabras y miradas.

¿Qué vi yo? Vi la evolución de Marina, de una chica joven alegre a una chica enajenada. Vi los moratones y la escopeta y vi muy claro que la joven youtuber está pasando por muy mal momento.

No supe, porque me falta información, si son malos tratos ni por parte de quién, si es un asunto de droga, si es un secuestro o si es esquizofrenia. No lo puedo saber. Ni yo, ni los nuevos expertos que creen que lo son porque supieron abrir una cuenta en una red social. Vi cómo los demás desvariaban interpretando el reflejo que se proyectaba en su pupila. Vi cómo compartían fotos de su pareja (que no tiene cuenta en Twitter) acusándole de maltratador. Vi que anoche Marina tenía 60.000 seguidores y ahora mismo va camino de los 300.000. Escuché el terrible susurro de “help me” y vi el dedo ajeno en pantalla. Y, ojalá no me equivoque, pero me parece buena la explicación de la madre que dice que era ella que llegaba a casa diciendo bajito “Hello. Me.”.

¿Qué vieron los demás que no vi yo?

Los demás vieron que la escopeta no estaba ahí, luego está y luego desaparece. Marina cambia en tres ocasiones la posición de la cámara. La escopeta no deja de estar, sólo que el plano deja de abarcar la parte del mueble donde está apoyada. Vieron una máscara de hombre que, si bien en la imagen es un poco difusa, en el vídeo se ve claramente que es la cabeza de un oso de peluche. Vieron en el reflejo de sus ojos que alguien le levantaba el brazo, cuando se observa en sus ojos siempre la misma figura de la cámara que le enfoca desde delante de una ventana.El efecto óptico de una figura que levanta el brazo lo provoca el color de su pupila al mirar hacia donde yo supuse que habría un monitor en el que ella podía ver lo que estaba grabando. Donde yo supongo que está el monitor y donde se mira continuamente, es donde otros supusieron que había una persona amenazándole o dándole órdenes.

Los demás vieron que cada vez que Marina decía “estoy bien” era una clara señal de socorro, que no podía ser ella quien llevara la cuenta en ese momento porque decía que estaba bien, pero no lo estaba. Y lo intentaban solucionar con un “dime que eres tú, Marina” y Marina contestaba: “soy yo”. Y quien hizo la petición decía: “no puede ser ella, ha dicho ‘soy yo’ y Marina lo habría dicho de tal o cual forma”. Vieron que cuando Marina decía que no llamaran a la policía, que no fueran ridículos, ella estaba pidiendo que llamaran a la policía.

¿Cómo evolucionó la historia?

  1. Marina está mal. Marina se droga.
  2. Marina tiene moratones. Son autolesiones. Marina tiene problemas psicológicos.
  3. No son autolesiones, su novio le pega, tiene cara de maltratador (¿cómo es la cara de un maltratador?).
  4. Marina mira fuera de cámara constantemente. Alguien la vigila.
  5. Su novio la tiene secuestrada. #SaveMarinaJoyce
  6. Marina va a morir porque su secuestrador puede ver la repercusión que está teniendo la historia. Tenemos que hacer algo. Haz Rt.
  7. Marina anima a la gente a ir a una fiesta a las 6:30 de la mañana (no dice el día) y la gente llama a la policía porque eso significa atentado terrorista porque puede que haya sido secuestrada por yihadistas y la hayan obligado a convocar a la gente allí.
  8. Marina aclara que la fiesta es el día 3 de agosto (había ya evento en Facebook y es una rave matinal que se hace todos los años). La gente sigue diciendo que no vaya nadie, que allí murió gente hace años.
  9. Marina hace un vídeo para tranquilizar a sus seguidores, pero tose y se emociona. En la tos todo el mundo entiende “help me”.
  10. Marina tiene 10.000 seguidores más en lo que tardo en escribir esto.

Datos y conclusiones:

Familiares de la joven han reconocido que ha habido problemas relacionados con las drogas y que está en manos de profesionales. Sea como sea, es muy probable que esa parte de su vida no quiera compartirla del mismo modo que esta mañana hizo un vídeo en directo diciendo que sí que hay una historia detrás de los moratones, pero que no la quiere compartir porque, ¡ojo!, el hecho de que hagas pública una parte de tu vida no significa que el resto de la misma también lo sea. Con respecto a su familia y su novio, debe ser muy desagradable enfrentarse a acusaciones tan graves que te convierten de pronto en secuestrador y/o maltratador de tu propia hija o de tu pareja.

Por mucho que ella o sus amigos publiquen en redes suplicando que se dejen de tonterías, la gente que ha pasado la noche especulando por preocupación real o por subirse al carro de la corriente de moda, se aferra únicamente a teorías que apoyen las suyas, retuiteando y contestando a quienes les da la razón o les aporte otro reflejo de una silueta en un marco de fotos en una captura de un vídeo borroso.

Y, por último, da miedo pensar tanto que las hipótesis de maltrato o secuestro se confirmen como que se confirme el hecho de que haya sido una interpretación de Marina para tener más repercusión. Por no hablar del hecho de que nada de esto sea verdad y empecemos a ser conscientes del alcance que tienen las redes sociales. ¡Ojalá supiéramos usarlas a conciencia!


Tengo una amiga negra.

Esto hay que destacarlo siempre, porque “tengo una amiga de Barcelona / bloguera / autónoma” no es tan comercial.

Y yo tengo una amiga negra.

Mi amiga negra ha sido noticia porque no pudo reportar los comentarios racistas que le dejaban en sus vídeos de Youtube, ya que a la plataforma no le parecía que infringiera las normas. Captura de pantalla y revolución en redes sociales y, más tarde (siempre más tarde), en los medios. tumblr_inline_o3m7duTRkZ1qzzcxd_500

En Twitter se llegó lo más lejos que se pudo (y me consta que aún está en movimiento) y en la prensa y en la televisión, se esforzaron por dejar claro que mi amiga negra es barcelonesa, sí, pero de origen africano, que no se nos olvide. La conclusión de Youtube es que ella (que se mueve por la intranet como pantera por campo abierto) no hizo bien el reporte (recordemos sus orígenes). Si vamos a hacerlo así, seamos justos e incluyamos “de origen musulmán / judío” cada vez que hablemos de la procedencia de cualquier español blanco. Pero no es lo mismo: mi amiga es negra.

Mi amiga negra es española y eso es lo que lleva mal quienes la han insultado. Y, bueno, es que le ha tocado todo: catalana, mujer y negra. Y por eso se puede llegar a la conclusión de que no ha sabido hacerlo o de que se queja sin motivos.

Me imagino el día de su nacimiento. Sus padres ya se imaginarían que nacería negrita, pero qué horror cuando encima le dijeran: “es una niña”. Y si encima hubieran bisto en la prueba del talon que iva a ser una mujer intelijente, a los padres les abría dado algo malo.

Desiree es fuerte, independiente, sale, hace deporte, se hace peinados imposibles, cuelga fotos de sus maquillajes… porque yo tampoco lo savía, pero esiste el maqiyaje para negras. Yo pensaba que tenía que haver algún potingue tambien para ellas porque en Africa tambien tienen derecho a sentirse guapas. Y esta gente es la que sacaba tintura roja machacando vichos, que no se nos olbide que en el fondo hay talento, por aquello de la supervivencia, que agudece el injenio. No solo biven de cultibar colacao y cargar cestos en la cabeza…..

Es una persona como tú o como yo, salbo por algunas diferencias, como que le crece el pelo raro, como hacia arriba, como si estuviera siempre vajando de un salto. Tiene dos niñas preciosas, ijas de un blanco, que quiso dios que salieran com oella, betetu ha saber porque. Imajino que es su padre vlanco el que se encarga de educar a sus ijas, asi como enseñarlas a andar por la calsada, que supongo que les costara trabajo no ir salando de arbol en arból como el niño de la peli “Un indio en Paris”.

El caso es que me parece injusto que digan que no save reportar y que a Youtuve no le parezca ofendente los insultos. Para mí, todos somos iguales, unos más oscuros y más torpes que otros, pero devemos tener los mismos derechos porque todos somos umanos. Y si eya dice que es española, bamos a darle el carpicho. Yo soy española y se la grandeza que ahy aquí, ¿no boy a entender que los negritos quieran ser también de esta tierra esplendoroza?

Asi que con este pots quiero romper una lansa en fabor de los negritos que ya bastante an sufrido con todo como para ahora tener que aprender a denunciar a jente que no tiene en cuenta los sentimientos de los povres negritos del África.


sin_ta14Ayer cometí una falta grave en twitter: nombré a El Rubius. Ni siquiera hablaba de él, sólo lo nombré.

Para quien no lo sepa – y hay quien que alucina porque no se le conozca pero, ¡flipad! Hay gente que no sabe quién es – El Rubius es un youtuber. Pertenece a esa generación que hay sabido sacarle pasta a Youtube subiendo contenido casero propio a la plataforma. (¡No me peguéis, no he dicho nada malo, nombrarlo no es malo! ¡”Casero” tampoco es malo!).

Lo conozco porque, aunque la horda de youtubers me queda lejos, convivo día a día con niños de todas las edades. Me interesan sus inquietudes y me fascina que cuando les pregunto “What do you like doing in your free time?” Algunos me contesten “I watch Youtube videos”. Y yo, que soy de naturaleza curiosa, paro mis clases para que me cuenten qué hay ahí, qué les transmiten, por qué les gusta, qué se hace. La curiosidad no me mató, pero sí a algunas de mis neuronas cuando vi el vídeo de Auronplay haciendo bromas telefónicas a prostitutas (por si aquellas personas no tenían suficiente). Cuando volvió a salir el tema en clase, le pregunté a mis alumnos: “¿vuestros padres saben lo que veis en Youtube?” Y uno de ellos, Iván, con 12 años y más madurez que muchos de los que me comentaron en el tweet por el que escribo esto, me dijo: “sé por qué lo preguntas… ya sé lo que has visto…”. Estuvimos un rato hablando de que “hay uno que se ríe de adolescentes que quieren ser como ellos” (entre comillas porque lo dijeron ellos). Me indicaron las cosas buenas que tienen y también las busqué, pero tras esta experiencia, supongo que entendéis lo que para mí pesa más. Eso sí, diferencio entre los dos y valoro lo que hace El Rubius que, hasta donde sé, no se ha metido con nadie.

También he visto fragmentos de sendas entrevistas con Risto. Sí, ambos han sido entrevistados por Risto, un tío que sabe lo que se hace. Estos mismos eran los que más gente tenían haciendo cola en la pasada feria del libro en Madrid… Lo de que el fenómeno Youtuber tiene un peso importante ya es indudable. No lo he cuestionado nunca.

Ayer, tras la oleada de tweets que recibí por el que yo escribí, le pregunté a mis alumnos qué sabían de los youtubers y me dijeron lo siguiente:

  • David, 10 años: a mí me gustan todos, aunque sólo los veo si estoy muy aburrido. Mis youtubers favoritos son los que hablan de videojuegos y me gusta NexxuzHD porque habla del GTA V y yo lo tengo. Le pone efectos a sus vídeos y comenta cosas graciosas, como una vez que salió un tío parado muy serio y él dijo “parece buena persona”. Es gracioso. HolaSoyGermán también me gusta. Auronplay no me gusta, sus vídeos no son de nada, sólo hace tonterías, aunque en uno hacía una cosa con la lengua, lo ponía a cámara lenta y me hizo gracia.
  • Javi, 12 años: yo no los veo, no me gustan, dicen muchas palabrotas, no lo entiendo. A veces también hacen chistes de contenido sexual. No creo que sea para nosotros.
  • Lucía, 12 años: hablan raro, no se les entiende. Además, Auronplay imita a otros para ridiculizarlos.
  • Andrea, 12 años: Auronplay se rió de un admirador que le dedicó una canción. Eso no se hace.
  • Joana, 12 años: yo no los sigo, pero sé que al menos El Rubius no insulta ni dice palabrotas.
  • Nuria, 12 años: yo veo tutoriales, sólo me gustan los vídeos que me enseñan a hacer algo, busques lo que busques, ya hay alguien que lo ha hecho y te lo explica.

Ellos me dieron la clave: yo no andaba muy desencaminada con mis impresiones. Los diez minutos que me tomé para hablar con ellos, fueron muy enriquecedores.

A lo que viene este rollo es a explicar lo asombrada que estoy por lo que pasó ayer y os pongo en situación:

Hace unos días, se publicó una entrevista que le hicieron a El Rubius en la que un periodista experimentado pero más perdido que yo con el fenómeno youtuber, le da toda la caña del mundo, supuestamente transcribiendo de una grabadora unas respuestas vacías de contenido y poco inteligentes. El chico, obviamente descontento, se quejó en sus redes y anunció que no daría más entrevistas, que había recibido un trato injusto y que haría un vídeo como respuesta. Sus fans – que han debido leer una entrevisa diferente a la que leí yo – le daban la razón y lo aclamaban con palabras de putoamismo y megacrackismo, a la vez que insultaban y desprestigiaban tanto al periodista como al medio en el que se publicó dicha entrevista. Todo esto lo supe por culpa de Juan, a quien también le dieron lo suyo por nombrar al endiosado. Es lo que tiene twitter, a veces me entero de cosas que me interesan regular, pero luego vais a ver hasta qué punto he estado involucrada sin haberlo deseado.

Paralelamente a esta situación, Dani Rovira presenta la gala de Los Goya por segundo año consecutivo. La crítica y la nueva moda de twitter de estar en contra de todo lo que haga Dani hicieron de su parte y él publicó que no le había merecido la pena presentarla. Por lo que leí, la gente le recriminó que no tenía derecho a quejarse y que tenía que apechugar con lo que se le decía.

Ahí es donde entra @Eva_Zeta (¡Eh! ¡Soy yo!) que ha visto pasar las dos historias por su Time Line y, en su cabeza, que no puede no ser analítica, escribe lo siguiente:

Esta semana en twitter, he aprendido que si eres Dani Rovira, tienes que saber encajar las críticas, pero si eres El Rubius, no.

Obviamente, critico la crítica de los criticones de medio pelo, no la de los críticos que se dedican a ello. Ni siquiera me meto con la actitud que ha tomado cada uno pero, ¡oh, cielos! ¡Nombré a El Rubius!

A partir de ahí, que se me acusara de ignorante, de no saber de lo que escribo y de no saber redactar (me lo dijeron con faltas de ortografía y me encantó) fue lo menos grave. Lo que me sorprendió, pero de sorpresa chunga, fue la incapacidad lectora de aquellos que se ciegan con sólo ver que su ídolo ha sido nombrado. Hubo quien me explicó que ambos se beneficiaban (que sí, que ya… gracias), luego me explicaban que no era un comentario a mi tweet (sí lo era), sino un apunte más; otros metían su cuñita política, y otros argumentaron que ellos ganan dinero haciendo eso y yo, escribiendo un tweet, no. Gracias a todos, pueden salir por donde han venido.

Pero claro, soy yo, que no me entero, que por eso me dijeron “erudita” entre comillas, insinuando que era partidaria del eterno debate que dice que el público youtuber tiene dudable nivel intelectual. Jamás he entrado en eso, entre otras cosas, porque no puedo valorar la inteligencia ni las inquietudes de millones de subscriptores que tienen estos nuevos famosos. Y porque entre ese público se encuentran algunos de mis alumnos que, como dije, con bastantes menos años, demuestran más inteligencia y sentido común que algunos de los indignados que comentaron un tweet que no quisieron entender.

 


Si buscas A Flúor en Google Web aparece nuestro himno y su autor. Si lo buscas en Google Vídeos, por ahí andamos. Si pinchas en cada palabra subrayada en este post, sabrás más de nosotros.

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos?

A Flúor nace en Twitter y se desarrolla en Youtube. Puede que haga dos años desde la primera vez que supe de @Sr_Kal_El y un poco más tarde conocí a @lazonadsantutxu. Ambos son activos e ingeniosos en Vine. Fue por eso por lo que me interesé aún más en ellos. Realmente es una suerte que te guste lo que hacen algunas personas y que, a la vez, a ellos les interese lo que haces tú. FlúorAsí, de pronto, me veo un día grabando un vídeo para un Vine de Clark. Y así hasta tres. Yo empecé a darme cuenta de que esto me daba mucha vida y me quitaba muy poco tiempo. Pero no sabía cuánto iba a durar. En los días en los que pensaba si abrirme una cuenta en Vine, cuando reflexionaba sobre si le sacaría partido y si la podría mantener activa, me llega un mensaje, EL mensaje de Clark que aún tengo guardado en una captura de pantalla, contándome que Iván y él se traían algo entre manos, buscaban una chica y ambos querían que fuera yo. No sé si fue para su bien pero, desde luego, lo fue para el mío. Ese día contribuyeron a hacer a una persona un poco más feliz.

¿Qué hacemos?

Vídeos de humor. Que hacemos vídeos estaba ya claro. Hacer humor es la parte más complicada y gratificante de todo esto. Afortunadamente, los tres contamos con un nivel de payasada muy parecido y, a la vez, personalidades muy diferentes y ritmos de vida bastante complejos. A esto hay que sumar la distancia, que limita el tipo de vídeos que podemos hacer, pues cada uno hace su parte y luego se pone en común. Aunque compartimos el gusto por lo absurdo, a menudo tenemos puntos de vista muy diferentes y eso lo hace todo más enriquecedor. Aprendemos mucho los unos de los otros. En A Flúor jugamos a hacer un informativo en el que cada uno tiene sus papeles muy perfilados: el presentador, el reportero y la mujer del tiempo. Entre informativo e informativo intercalamos algún vídeo más cortito como subsección titulada A Flúor TV. La idea principal es que sean vídeos colaborativos, por eso pedimos que nos enlacen tweets dialogados con el hashtag #LoQuieroEnAflúor para que sintáis esto más vuestro, intercalando así vuestras ideas con las nuestras y hacer el proyecto más cercano a nuestros seguidores.

¿Cuál es nuestro objetivo?

Fue una de las cosas que tuvimos más claras desde el principio. A Flúor pretendía ser fuente de risas tanto para nosotros como para quien quisiera que fuera nuestro público. Miraríamos los números lo justo, pues contar con unas buenas estadísticas, anima, pero prometimos no obsesionarnos ni darles prioridad. Lo que sí queríamos que pasara es que al menos quien lo viera se riera mínimo la mitad de lo que nos reímos nosotros mientras desarrollamos cada idea. Y, por lo que nos hacéis llegar, está pasando.

Agradecimientos

Detrás de todo youtuber, twitter, vinero… hay gente involucrada a la que ni siquiera se le preguntó si quería estar en estos líos. Pues imaginad detrás de nosotros que somos todo eso y más (facebookeros, instagramista – que instagRamera está muy feo – bloguera…). Por eso yo, como parte del equipo, agradezco muchísimo el apoyo de nuestros pilares principales: María, Natalia y Arturo. Pacientes consejeros y, a veces, incluso ayudantes de cámara. Esos que son personas y a la vez lugares adonde vamos cuando necesitamos fuerzas y que nos ponen la realidad en la cara de la forma más amable. Y, por supuesto, a nuestra gente de twitter, especialmente del grupal, casi 70 personas que desde el principio se volcaron con nosotros y compartieron, comentaron e hicieron de esto todo lo que somos ahora gracias a la repercusión que nos dieron y todo el cariño que pusieron en cada retweet y cada mención, así como con la creación del hashtag #AFlurri. Lo mejor que podemos hacer para agradecéroslo es seguir funcionando.

 



Vuelo sin motor

Creando ideas y echándolas a volar

Eugenia Sanchez's Blog

Just another WordPress.com site

Juan Maggiani

Blog de expresión escrita

La estantería de Núria - Reseñas de libros

¿De qué hablo aquí? Novelas. Cómic. Álbum ilustrado. Ensayo. Y, en general, cualquier texto que pase por mis manos.

Diccineario

Cine y palabras

Zarathustra Callao

Se me amontonan las palabras.

TODOPODEROSO

Sólo soy un humilde puto amo

La mirada volátil

"Lo único que nos tapará la boca serán los besos"