Archivo de la etiqueta: Rozalen

     Poco tengo que explicar de mis “desglosandos”, pues la mayoría ya conocéis de qué va esto.

     Empecé con Malú, definiéndola como nueva coplera mártir; seguí con Rozalen y el borrón en su canción; y hablé con Luz (y lo sabe y le gustó) de por qué no vuelve el amor.

Hoy tarareo y desgloso dos canciones de Dani Martín.

Dani Martín me ha dado siempre un poco igual (esto es algo que un colega, fan incondicional, lleva muy mal). No le sigo ni a él ni a su música, pero tampoco me molestan. Es más, me da ternura… le cae bien a mi madre y una madre no se equivoca en esas cosas. Uno de sus discos con “El Canto del Loco” llegó, no recuerdo cómo, a mi MP3 y alguna escucha se llevó. Conozco varios temas tanto de ECDL como de él en solitario porque me los ha dado la radio.

Conduzco y, cuando lo hago, escucho la radio. Me gusta la sorpresa y a veces hasta el “hisssssss” de cuando no llega la frecuencia. La radio, entre otras cosas, es la que me da canciones para desglosar. Me resulta más fácil hacerlo con las canciones que no elijo escuchar. Me buscan ellas a mí.

Hace unos años, en no sé qué programa de no sé qué emisora, escuché un concurso en el que el locutor ponía una canción y le hacía una pregunta sobre la misma al oyente que estaba al teléfono. Sonó Contigo, de Dani Martín.

Sólo quiero vivir contigo,
Sólo quiero bailar contigo,
Sólo quiero estar contigo,
Quiero ser lo que nunca he sido.
Sólo quiero soñar contigo,
Sólo voy a cantar contigo,
Lo voy a hacer todo contigo,
Ya ves, sé lo que me digo.

     Yo la iba cantando mientras sonaba y no se me ocurría en qué reparar. La pregunta en cuestión fue: “¿cuántas veces ha dicho “contigo”? Con mi carcajada no pude oír bien el titubeo a modo de respuesta de la pobre muchacha que había llamado. Si sólo en el estribillo ya se dice 6 veces y, cumpliendo su función de estribillo, se repite, tenemos un mínimo de 12, sumando unos 6 en la primera estrofa y 4 en la segunda… hacen un total de blablabla, ¿para qué me voy a enrollar?

     El verano pasado pillé un tema empezado y enseguida reconocí de quién era. ¿Por la voz? Sí, y por algo más:

Y tan bonita es,
Que a veces se despista,
Y yo me dejo ser,
Y tan bonita es…
Es vida lo que me das,
Vida tu caminar,
Vida que arrampla,
Cobarde que lucha,
Que sueña que perderás.
Vida que vuelve a dar,
Vida que sola estas,
Vida repleta de gente
Que nace, que vive,
Que viene y va.

     En este caso, no era para un concurso, pero se me ocurrió que se podría preguntar por las veces que dice “bonita” o “vida”, en esta canción. ¿Que cómo se llama? Clarísimo:

Qué bonita la vida

     Hasta hoy no había hecho un “desglosando” de dos canciones a la vez. Ha sido fácil. Igual de fácil que podría resultarle a Dani Martín componer unas sevillanas.


Hace unos meses escuchaba un tema nuevo en la radio de camino a casa de Fany.  Cuando llegué, le comenté que me había gustado una tía que cantaba “te quiero con tu mierda”, pero no sabía quién era.

2584955-728015-musical-instruments-guitars-and-violin-black-and-white-abstract-vector-illustration-string-instruments-and-music-notesLa reacción escuchándola fue muy cambiante. Al principio fue de “me gusta esta voz”. De hecho, me recordó a la única chica de uno de esos programas de “talento” que consiguió que continuara siendo fiel al programa cada semana hasta que se fue. Estaba convencida de que era Laia, de la primera edición de El Número 1. Me gustan esas voces que parecen de amanecida. Me gusta que parezca que no hay esfuerzo al cantar, pero a la vez se note el trabajazo y la fuerza que hay detrás de todo eso. Todo esto sin saber yo de música…

Encontré en Rozalen a alguien que decía las cosas de manera diferente.

Que no es tu signo positivo el que invierte en conflictivo las cosas del querer…

Pero más adelante diría:

                Y si tengo que gritarte lo que siento: te digo que te quiero con tu suerte, con tu mierda, con pasado, con presente, con o sin enfermedad.

ImagenNo es que me escandalice la palabra mierda en ningún contexto. Es que de pronto sentí como que se ensuciaba la canción. Es como un brochazo mal dado en Las Meninas de Velázquez. Es el trozo de suelo que desde lejos se ve que se quedó sin fregar. No pasa nada, todo lo demás es bueno, pero es que hay un borrón. Hay una mierda en mitad del paseo marítimo y encima la tengo que pisar. Me han servido mi pastel favorito, pero venía con una cucaracha.

Claro que, eso es una minuciosidad si lo comparamos con que en 1990 Juan Luis Guerra triunfó con una canción cuyo título ya es vomitivo: La Bilirrubina. Un tema bailable al ritmo de merengue. Una canción de amor que incluye palabras como catéter e insulina y que todos seguimos bailando sonrientes en bodas, bautizos y comuniones. ¡Menuda mezcla! Gente de fiesta que baila y canta las palabras de alguien que cuenta su pena del otro día en la enfermería.

Conste que yo no estoy diciendo que eso esté ni bien ni mal. No voy a criticar algo si yo no soy capaz de hacerlo mejor. Sólo expongo las sensaciones que me provocó.

También es cierto que mucho más criticables son los temas sexistas por antonomasia del reggaetón. Pero es que del reggaetón no espero nada. Sin embargo, de los primeros acordes y las primeras letras de Comiéndote a Besos de Rozalen, esperaba que fueran parte de mi canción de 2013. Y no lo ha sido.



Vuelo sin motor

Creando ideas y echándolas a volar

Eugenia Sanchez's Blog

Just another WordPress.com site

Juan Maggiani

Blog de expresión escrita

La estantería de Núria - Reseñas de libros

¿De qué hablo aquí? Novelas. Cómic. Álbum ilustrado. Ensayo. Y, en general, cualquier texto que pase por mis manos.

Diccineario

Cine y palabras

Zarathustra Callao

Se me amontonan las palabras.

TODOPODEROSO

Sólo soy un humilde puto amo

La mirada volátil

"Lo único que nos tapará la boca serán los besos"