Archivo de la etiqueta: película

Recuerdo que una vez le pregunté a un amigo: “¿con qué puedo sorprender a mi novio en nuestro aniversario?” “Ponle los cuernos”, me contestó.

En el 5º aniversario de bodas de Amy y Nick, alguien le tiene preparada una gran sorpresa. Su mujer desaparece de manera misteriosa, habiendo dejado organizada su tradicional “caza del tesoro” cuyas pistas, esta vez, llevarán a ella misma. “Amazing Amy” no podía no ser el final de una caza del tesoro…gone-girl-636-220

La película Gone Girl (Perdida en español) es una adaptación de David Fincher del best-seller de Gillian Flynn. Se llama adaptación porque te cuento el libro no era comercial. Si bien es cierto que se nota que hay otra mano más allá de la de la autora, esta es de las obras que difieren poco de la original, por lo que, si has disfrutado el libro, disfrutarás la peli por igual.

Cada detalle que yo había creado en mi cabeza, apareció de pronto en la pantalla. Cada rasgo físico que le puse a sus personajes, cada gesto, cada espacio. ¿Alguna vez has sentido que alguien ha escrito una canción para ti? Pues yo salí del cine pensando que habían hecho mi película. Sin presunciones, sólo con el disfrute de la convergencia entre dos cabezas completamente desconocidas. Y sólo una de ellas sabe crear esta maravilla. Y no soy yo.

Y aquí es donde empiezan los SPOILERS (flojitos, pero SPOILERS al fin y al cabo).

………gone-girl-rosamund-pike-640……………………………………

………………………………….

……………………

¿Seguro que quieres seguir leyendo?

……………………

………………………………….

……………………………………………

No digas que no te avisé.

Del libro eché de menos que en la peli se viera a Amy como a una sociópata corriente. En la película se omite el acoso a una chica en el instituto y sus consecuencias, dejando a Amy como Femme Fatale, al convertir en su objetivo maníaco únicamente a hombres con quienes tuvo algún tipo de relación y le acabaron sobrando. Es más, quien no haya leído el libro, creerá que la obsesión de Amy era simplemente vengarse por una infidelidad o por sentirse atrapada en algo de lo que siempre se ha burlado: un matrimonio insatisfecho, donde la mujer es alguien de quien esconderse y el hombre un mono danzarín (una nueva expresión para denominar al calzonazos). Al menos sí queda claro la coña que se trae Flynn con la idea de la de la institución del matrimonio.

Que a Nick no se le viera como obseso sexual misógino debido a una más que estudiada colección de pornografía hallada en la investigación policial, me pareció correcto, por innecesario. Para cuando esto se descubre en el libro, Nick ya había quedado lo suficientemente mal y en la peli había que abreviar.

Me faltó, sin embargo, que fuera más evidente la presión por parte de los padres de Amy con la creación de un personaje paralelo a ella misma, pero perfecto. Los fracasos de Amy durante su infancia, eran los éxitos de La Asombrosa Amy, una serie de cuentos infantiles que escribieron sus padres y que podrían ser la causa de sus problemas, más allá del hecho de haber sido toda su vida una niña rica, en parte debido a esos libros, que hicieron la fortuna de la familia.

El reparto no pudo ser más acertado: Nick Dunne, un capullo que cae mal. Aunque es buena gente, es de esas personas que no; por lo que sea, no. La parte de Nick le toca a Ben Affleck haciendo de sí mismo (sin ser yo nada de eso). Amy Dunne, la asombrosa Rosamund Pike engordando y adelgazando en tiempo record, sabiendo mirar con la mirada más inocente y la más despiadada. Desi Collings, interpretado por Neil Patrick, que consigue que quieras darle un sillazo en la cara, siendo un personaje importante en la trama cuya presencia molesta. Y, uno de mis favoritos tanto en el libro como en la película, Margo (Go), interpretado por Carrie Coon, que pasará desapercibida para muchos, pero que se ganó mi corazón en cuanto vi más allá de sus gafas.

Sobre si leerse el libro antes de ver la película, he oído varios comentarios. Yo estoy muy contenta de haberlo hecho así. Cierto que ya sabes cómo acaba y todos los tejemanejes que se traen sus personajes, pero el disfrute absoluto de la película requiere, desde mi punto de vista, de unos conocimientos previos y mejor que te lo dé un libro a que te lo cuenten.


ImagenA veces juego a no saber.

Hoy ha sido uno de esos días en los que anunciaba a algunos de mis amigos algo así como: “voy al teatro a ver lo que hay… que no sé qué es.”

Había leído el cartel días antes, pero tengo demasiadas cosas en la cabeza como para hacer siquiera el esfuerzo de memorizar más de lo que en realidad me interesaba: el día y la hora.

Fácil: Domingo 20 a las 20:00. Lo que haya.

Llegué a la mesa-taquilla y le pregunté a Rubén cuáles serían las mejores butacas. “Ten en cuenta que es una película”. ¿Una película? ¡Menuda encerrona me acababa de hacer yo a mí misma. Tenía ganas de teatro. En realidad creo que tenía ganas de ver algo diferente. La oportunidad no podía ser mejor.

Me senté tranquila, con la frente despejada. Incluso me había recogido el pelo, que es una de las cosas más raras en mí.

Empezó la película y, según avanzaba, me iba retrepando cada vez más en la butaca. No tenía muy claro dónde empezaba el respaldo y dónde acababa yo. Cuando disfruto mucho de algo como espectadora, adopto sin darme cuenta esa postura.

Semiprofesionales me tuvo todo el rato pendiente de mil detalles. Las escenas cortas y con un giro humorísitico, el humor basado en lo cotidiano, la naturalidad de los actores, de los diálogos… en la simplicidad está la complejidad.

Desglosé el argumento en tantas partes como personajes, pues cada uno lleva su propia película y giran en torno a una misma temática. En términos generales, habla de un grupo de actores aficionados que, por medio de un concurso, intentan convertirse en profesionales. El director, Juan Antonio Anguita, (también guionista, productor, actor, dramaturgo y guapo) juega con un plano fijo, que da la sensación de estar viendo teatro y, sin embargo, hace más cinematográfica la parte que realmente es teatro. Nada puede ir más conmigo que una película teatralizada.

Después de la proyección, el director se prestó a contestar a las preguntas del público que, entre todas las que le hicieron se encontraban las mías. Me gustó mucho su respuesta a por qué la película está rodada en blanco y negro: “Quería jugar con el hecho de que los personajes no le ven color a ganar dinero en el teatro”. Estéticamente, a parte de ser simbólico, no pudo ser más acertado.

El resto de los recursos tenían toda su lógica en mi cabeza, pero no sabía que fuera posible trabajar de esa manera en este mundillo tan desconocido para mí. Y si esa forma existe, yo quiero un día dar con un grupo así.

A continuación os dejo el trailer de la película para que os hagáis una idea, espero que lo disfrutéis.

http://vimeo.com/36500762



Vuelo sin motor

Creando ideas y echándolas a volar

Eugenia Sanchez's Blog

Just another WordPress.com site

La estantería de Núria - Reseñas de libros

¿De qué hablo aquí? Novelas. Cómic. Álbum ilustrado. Ensayo. Y, en general, cualquier texto que pase por mis manos.

Diccineario

Cine y palabras

Zarathustra Callao

Se me amontonan las palabras.

TODOPODEROSO

Sólo soy un humilde puto amo

La mirada volátil

"Lo único que nos tapará la boca serán los besos"