Archivo de la etiqueta: Maybelline Ney York

Hace casi dos años publiqué una entrada sobre los Bálsamos Baby Lips de Maybelline. Aunque tuvo muy buena acogida y muchas chicas me dijeron que estaban enganchadas a este tipo de posts, yo quise ser prudente y racionarlos por creerlos centrados exclusivamente en chicas. Este fue un gran error por muy parte, porque, para mi sorpresa, la persona que más repercusión le dio fue un hombre, un maquillador de Maybelline que tenía cuenta en Twitter y me recomendó alguno de los colores más atrevidos que, siendo sincera, no me atreví a probar.

IMG_6343-side

Por eso, porque me apetece, y porque en las estadísticas de fin de año fue una de las entradas con más visitas, me animo a publicar una entrada con este tipo de contenido. En aquel post ya dejaba claro que no me va mucho maquillarme. Me encanta saber saber sobre productos y técnicas, pero rara vez me lo aplico.

Al poco tiempo de escribir el post, no encontraba el bálsamo Cherry Me del que había hablado. Desapareció por completo.

Bendita casualidad que, de paso por una tienda Yves Rocher para reponer los bálsamos reparadores que compro allí desde hace años, veo que han sacado también bálsamos con color. Llevo años comprando el Bálsamo Reparador Ultranutritivo de vainilla. El olor es muy suave, realmente hidrata y está muy bien de precio. Nunca he sabido cuál es su precio normal, porque aunque en los descuentos indica “en vez de 3’50€”, nunca lo he comprado por esa cifra. Si no había aun 2×1, estaban directamente a 1’50€. Estas cositas hay que saber aprovecharlas. En uno de esos 2×1, aproveché y compré mi clásico de vainilla y uno de cereza, para que sustituyera a mi adorado Cherry Me.
Cuál es mi sorpresa al usarlo que, ¡oh, no! No es digno sustituto.

IMG_1862Para mi gusto, los bálsamos con color de Yves Rocher huelen demasiado a cosmético rancio, no sé si lo reconoceréis en mi explicación, pero son de esos olores que, aunque te aplicas el producto fuera, lo notas dentro de la boca.

En cuanto al color, a diferencia del – más bien rosado – rojo cereza de Cherry Me (el del centro del collage del principio), el Bálsamo de Labios Cereza de Yves Rocher deja más sensación de barra de labios que de bálsamo en cuanto a textura y color, ya que se acerca más al rojo que al rosa. Que si eso es lo que buscas, estás de enhorabuena, pero no es mi caso.

IMG_1856Como no quedé muy convencida, probé con el de fresa, cuyo color es tan suave que apenas se percibe. Al estar bien de precio (otro descuento) decidí llevármelo a casa. Me gusta más, sin duda, pero de nuevo tiene lugar esa sinestesia que hace que el exceso de olor se me quede en la garganta.

Con lo cual, puestos a elegir:

  •  En precio gana Yves Rocher, a menos que alguna vez lo encuentres por el precio original que, en ese caso, gana Maybelline por unos 0’50€ menos.
  • En textura gana Maybelline pues la barra deja claro que es un bálsamo, mientras la de Yves Rocher debería considerarse un “labial hidratante” en vez de un bálsamo con color.
  • En olor, Maybelline supera a Yves Rocher con mucha diferencia, ya que aunque los bálsamos con color de Yves Rocher huelen de maravilla, al aplicarlo, el olor es demasiado invasivo (no ocurre así con los que sólo hidratan).
  • En color, depende de lo que busques. Aunque la intención es parecida, los tonos varían. Además, los colores de Maybelline los puedes encontrar acordes a las diferentes estaciones en ediciones limitadas, siendo los de la gama Electro los más atrevidos. En la promoción de navidad encontré Cocoa Crush que formó parte de una cesta de productos para un regalo. El color es parecido a Peach Kiss (a la izquierda en el collage de arriba) y el suave olor a cacao es delicioso.

En cuanto a los bálsamos puramente hidratantes sin color, prefiero, con mucha diferencia, los de Yves Rocher frente a los de Maybelline. 

Así que, depende de tus necesidades que te decantes por uno o por otro. Si conoces alguna otra marca que pudieras recomendarme o tienes alguna experiencia o duda con respecto a estos bálsamos,  no dudes en dejar un comentario a este post.

 


Hará aproximadamente un mes o quizás dos… – el tiempo pasa muy rápido en cuanto entra la primavera – que vi por casualidad un nuevo producto de Maybelline New York. No acostumbro a maquillarme, sólo en ocasiones, y no estoy muy al día de las novedades aunque todo lo que tengo procuro que sea de calidad. Baby Lips prometían ser unos bálsamos con un toque de color. “¿Un bálsamo? ¿Pero cómo un bálsamo?” (Hola, Javi) Los bálsamos son siempre parte de mis imprescindibles y no tengo uno que voy cambiando de bolso en bolso… tengo uno en cada bolso, pues hidratarme, especialmente los labios y las manos, es ya una adicción, “el ritual de la teacher”, como dijo uno de mis alumnos de los más pequeños…

Pregunté en la tienda, estaban muy bien de precio (2’99€) y tenían muy buena pinta, pero no quería llevarme ninguno sin antes probarlo. No estaba segura de cuánto color dejaban ni de cómo era su textura ni su olor (ya sabéis, los criterios para pasar el filtro de Mis Imprescindibles). Estaba indecisa entre los dos más naturales: uno marrón y otro rosa. La dependienta me dijo: “No tengo probador, pero el marrón se queda más marrón y el rosa se queda más rosa.” Huí.

No volví a verlos en colores en aquella tienda, sólo quedaron los que no aportaban color. Otro día, en otra perfumería, de casualidad, vi que los habían traído, pero era una gama diferente, en colores neón. Strike a RoseCreo que no puedo oponerme más a esos en maquillaje y vestuario… en mi vida, los neones son para los iluminadores de mis apuntes, no para mi boca. Pero, ¡qué equivocada estaba! Allí sí había probador y, de entre todos, Strike a Rose de Baby Lips Electro, se vino conmigo a casa. Su textura suave y cremosa, realmente hidratante, su color rosado sin dañar la vista y, ¡oh, su olor! Se me hicieron irresistibles. Los colores de la gama Electro – dos tonos de rosa, uno naranja, otro morado y, ¡amarillo! – van asociados cada uno a un sabor, pero eso sí que no lo puedo asegurar.

Ya sabía que era un producto que iba totalmente conmigo. De pronto, en un supermercado habían puesto un stand con los primeros Baby Lips que había visto en aquella perfumería. El hecho de haber probado ya uno, me dio la confianza suficiente como para atreverme con dos, que no fueron los que pensaba. Peach Kiss, o sea, el marrón – el que se queda marrón, dependienta dixit –huele exactamente igual que el que ya me había comprado, pues el olor/sabor asociado a Strike a Rose también es el de melocotón. IMG_6379rOs prometo que si realmente se pareciera a melocotón no los hubiera comprado, pues los géneros de cualquier tipo – jabones, cremas, productos de limpieza… – que imitan los olores de melocotón y lavanda me provocan nauseas. No consigo identificar a qué momento, chuche o juguete de la infancia me lleva ese olor. El color que deja es muy natural y muy suave. Sin duda, Imprescindible ya. De los tres, seguro que es el que gasto antes, pues soy afín a los productos que alteran sólo un poco mis colores naturales. Mejor dicho, soy afín a los que, más que alterar, los potencian.

Y, finalmente, las delicias de la casa las hizo Cherry me. Estúpido y sensual Cherry Me, IMG_6362con un rojo piruleta que asusta, pero que es tan inofensivo como el monstruo de debajo de la cama. Y es que así me gusta embellecerme, que no maquillarme, cuidándome, sin disfrazarme, sin ponerme colores y formas que no existen en la cara.
Baby Lips, barras de labios comedidas que cuidan y realzan tanto como tú quieras, dejando que seas tú la que destaque.



Vuelo sin motor

Creando ideas y echándolas a volar

Eugenia Sanchez's Blog

Just another WordPress.com site

La estantería de Núria - Reseñas de libros

¿De qué hablo aquí? Novelas. Cómic. Álbum ilustrado. Ensayo. Y, en general, cualquier texto que pase por mis manos.

Diccineario

Cine y palabras

Zarathustra Callao

Se me amontonan las palabras.

TODOPODEROSO

Sólo soy un humilde puto amo

La mirada volátil

"Lo único que nos tapará la boca serán los besos"