Archivo de la etiqueta: canciones

¡Nos la han vuelto a colar!

Por un lado, a una generación que baila reggaetón y no se preocupa por las letras machistas, vulgares y retrógadas que suelen acompañar a este género musical, sino que que está más enfocada a mover el cuerpo al ritmo de los tamborazos y a hacer bien el perreo que a analizar el mensaje implícito aunque acompañen sus bailes con la mímica que, al menos a mí, me deja claro que algo de lo que está pasando sí que lo saben. Q-0rEPor otro, a los que ya bailamos Abanibí, Aserejé y Sarandonga sin cuestionarnos si aquello significaba algo en realidad. ¿Nos vamos a poner a buscar lo que es Picky? Yo sí, no sólo porque sé inglés, sino porque el resto de la letra, ya en castellano, me hizo darle el significado exacto y no pensar que sólo estaban haciendo un estribillo pegadizo como ya nos pasó con Cidinho & Doca (La Tropa Élite) con su Parapapapapapapa (siento deciros que lo que bailamos con esta canción no era otra cosa que sonidos bélicos).

De alguna manera, y por hacerlo encajar con el estribillo original, lo que está diciendo con lo de “es tan picky, picky, picky, picky, picky” es que “ella es una tiquismiquis”. ¿Qué pasa con ella? Veamos.

Le digo hola y ella me dice goodbye
Le digo nena como tú ya no hay
Dice que tiene novio pero yo no le creo
Y es que se complica cada vez que la veo eh oh

Ella ya te lo ha dicho, Joey, creas o no que tiene novio, el hecho de que no lo tenga no te hace a ti candidato ni para bailar ni para acercarte a hablar si ella ya ha tomado una decisión.

Suena la musica
Y lo que yo quiero
Es bailar contigo nena pero yo no puedo
No puedo
Me dice “yo no quiero”

Y aun diciéndole claro que ella no quiere, él sigue insistiendo porque todavía hay garrulos que piensan que cuando una mujer dice “no”, significa que le insistas y, entonces, ella tiene un problema, porque tú interpretas que se muere por tus huesos pero le gusta hacerse de rogar. Así pues, vamos a hacer entender lo que resume la actitud enfermiza de esta canción en tan sólo un estribillo:

Pero se complica yo no entiendo porque es tan

Picky picky picky picky picky
Demasiado picky picky picky picky picky
Si yo le salgo por la izquierda
Se va pa’ la derecha
No sé lo que le pasa
Conmigo ella no quiere bailar 

Ahí, admitámoslo, “conmigo ella no quiere bailar” reconoce que él lo sabe, aunque no hace más sana su actitud, ya que sigue pensando que ella es una quisquillosa. No tiene que pasarle nada en particular ni nada personal: ella no quiere bailar contigo. Déjala en paz.

Ella me gusta pero nunca me hace caso
Ella me mira como si fuera un payaso
Y aunque lo intente al final no tiene caso
Dime qué paso, cuál es tu rechazo

Te lo dijo ya: tiene novio. Sea o no cierto, lo claro es que no quiere contigo y no puede mirarte de otra forma que no sea “como si fuera un payaso” si tú mismo no te estás haciendo respetar saliéndole por la izquierda y por la derecha cuando ya te dijo que NO. La mala interpretación del refranero popular ha hecho mucho daño en frases como “el que la sigue, la consigue” si la aplicamos a una mujer. Aplícalo a una victoria, a una carrera profesional o a una meta personal, pero no a una persona porque, más bien, “el que la sigue, la agobia”.

Why
Me ignoras y te das la vuelta sin siquiera hablarme
Tell me why
Pero dime cómo hacer
Para convencerla a usted
Si yo quería hablarle
Saludarle
Conocerla bien
Yo quería decirle
Que me encanta

img_jferrusv_20160208-125947_imagenes_lv_otras_fuentes_picky_picky_joey_montana_imagen-kXrH-U3019974345320dD-992x558@LaVanguardia-WebEl problema, Joey, es que ella sí sabe ya que te gusta, pero tú no asumes que tú a ella no. Y claro, todo esto se acompaña con un baile pegadizo con cantante y bailarinas que juegan a ser deseables y deseados con poses, posturitas y caidita de pestañas. ¿¡Cómo me va a rechazar alguien!? ¿En qué cabeza cabe que Mari Picky no quiera bailar conmigo? ¡Si soy la puta hostia! ¿Cómo no va a querer que nos conozcamos? A las tías no hay quien las entienda. ¿Es ese el mensaje, Joey? Porque de nuevo y repitiéndolo dos veces cada vez, aquí vuelve el estribillo:

Pero se complica yo no entiendo porque es tan

Picky picky picky picky picky
Demasiado picky picky picky picky picky
Si yo le salgo por la izquierda
Se va pa’ la derecha
No sé lo que le pasa
Conmigo ella no quiere bailar

Me la juego, sé que me la juego con estos comentarios, y asumo mi papel de picky picky picky picky picky si, donde los demás ven una canción pegadiza, yo veo un canto a una agresión, al acoso socialmente aceptado porque somos capaces de hacerle hasta una coreografía y bailarla alegremente. Pero no pasa nada – ironic mode on – , hay mucha gente que sigue pensando que Every breath you take, de The Police es una bonita canción de amor. ¿No es aterrador? ¿Y no lo es, también, que yo escriba esto pensando más en los comentarios que pueda tener en contra que en los que pueda tener a favor? Asumo cualquier controversia, no lo habría publicado si no. El objetivo de mis Desglosando no es más que el de que intentemos ser conscientes de si al taconear en un baile no estamos pisoteando nuestros propios valores morales. No es que yo sea picky, es que las canciones con esta temática son annoying. 


     Poco tengo que explicar de mis “desglosandos”, pues la mayoría ya conocéis de qué va esto.

     Empecé con Malú, definiéndola como nueva coplera mártir; seguí con Rozalen y el borrón en su canción; y hablé con Luz (y lo sabe y le gustó) de por qué no vuelve el amor.

Hoy tarareo y desgloso dos canciones de Dani Martín.

Dani Martín me ha dado siempre un poco igual (esto es algo que un colega, fan incondicional, lleva muy mal). No le sigo ni a él ni a su música, pero tampoco me molestan. Es más, me da ternura… le cae bien a mi madre y una madre no se equivoca en esas cosas. Uno de sus discos con “El Canto del Loco” llegó, no recuerdo cómo, a mi MP3 y alguna escucha se llevó. Conozco varios temas tanto de ECDL como de él en solitario porque me los ha dado la radio.

Conduzco y, cuando lo hago, escucho la radio. Me gusta la sorpresa y a veces hasta el “hisssssss” de cuando no llega la frecuencia. La radio, entre otras cosas, es la que me da canciones para desglosar. Me resulta más fácil hacerlo con las canciones que no elijo escuchar. Me buscan ellas a mí.

Hace unos años, en no sé qué programa de no sé qué emisora, escuché un concurso en el que el locutor ponía una canción y le hacía una pregunta sobre la misma al oyente que estaba al teléfono. Sonó Contigo, de Dani Martín.

Sólo quiero vivir contigo,
Sólo quiero bailar contigo,
Sólo quiero estar contigo,
Quiero ser lo que nunca he sido.
Sólo quiero soñar contigo,
Sólo voy a cantar contigo,
Lo voy a hacer todo contigo,
Ya ves, sé lo que me digo.

     Yo la iba cantando mientras sonaba y no se me ocurría en qué reparar. La pregunta en cuestión fue: “¿cuántas veces ha dicho “contigo”? Con mi carcajada no pude oír bien el titubeo a modo de respuesta de la pobre muchacha que había llamado. Si sólo en el estribillo ya se dice 6 veces y, cumpliendo su función de estribillo, se repite, tenemos un mínimo de 12, sumando unos 6 en la primera estrofa y 4 en la segunda… hacen un total de blablabla, ¿para qué me voy a enrollar?

     El verano pasado pillé un tema empezado y enseguida reconocí de quién era. ¿Por la voz? Sí, y por algo más:

Y tan bonita es,
Que a veces se despista,
Y yo me dejo ser,
Y tan bonita es…
Es vida lo que me das,
Vida tu caminar,
Vida que arrampla,
Cobarde que lucha,
Que sueña que perderás.
Vida que vuelve a dar,
Vida que sola estas,
Vida repleta de gente
Que nace, que vive,
Que viene y va.

     En este caso, no era para un concurso, pero se me ocurrió que se podría preguntar por las veces que dice “bonita” o “vida”, en esta canción. ¿Que cómo se llama? Clarísimo:

Qué bonita la vida

     Hasta hoy no había hecho un “desglosando” de dos canciones a la vez. Ha sido fácil. Igual de fácil que podría resultarle a Dani Martín componer unas sevillanas.



Vuelo sin motor

Creando ideas y echándolas a volar

Eugenia Sanchez's Blog

Just another WordPress.com site

Juan Maggiani

Blog de expresión escrita

La estantería de Núria - Reseñas de libros

¿De qué hablo aquí? Novelas. Cómic. Álbum ilustrado. Ensayo. Y, en general, cualquier texto que pase por mis manos.

Diccineario

Cine y palabras

Zarathustra Callao

Se me amontonan las palabras.

TODOPODEROSO

Sólo soy un humilde puto amo

La mirada volátil

"Lo único que nos tapará la boca serán los besos"