Archivo de la etiqueta: canción

Yo, que soy una llorona de carretera, sobre todo si voy en transporte público, encuentro la lágrima más fácil cuando en la radio repiten una y otra vez canciones como la de Luz Casal que comento a continuación. Casi a cada verso se me ocurre una réplica, eso sí, cuando ya piso tierra firme, que sobre ruedas todo son lágrimas y pensamientos del tipo: ¡Qué vida más perra!

farewell_my_friend________by_tinjosh-d2yvvxb

Clasifico esta canción tanto en amor como en desamor, pero como en las canciones suele ser un amor oscuro, voy a hablar con Luz:

Más que un viaje al fondo del mar
o a un desierto rosado dibujado en la inmensidad
Busco una luz al final
de este túnel tan largo, tan amargo como real

     Bien, Luz, para resolver un problema, es imprescindible localizar al mismo. Hay un túnel, ¡enhorabuena! De los túneles se sale. De hecho, si no hubiera luz al final, probablemente fuera un pozo.


Que no, que no puede ser, que no debo perder el tren

     En estrofas así siento que me pierdo. Me parece como si estuvieran compuestas de oraciones escogidas al azar. Debe haber un saco grande en el que una mano inocente saca frases que parecen de canción. Y así se compone. Pero en este caso es sólo una de muchas y quien la puso ahí lo hizo por algo. Continuamos.


Por qué no vuelves amor a colgarte de mi brazo
a decirme muy despacio mi nombre a pleno pulmón
Por qué no intentamos hoy acomodar nuestros pasos
y aprovechar este marzo que luce en cada rincón
Por qué no vuelves amor
Por qué no vuelves por fin a mi

     Luz, hay un amor que es mejor que no vuelva. A mi modo de ver las cosas, ese amor puede ser simplemente el amor que se ha ido. El hecho de que se vaya lo dice todo. No podemos forzar las cosas, no podemos forjar amores que sólo existen para una persona. El amor es cosa de dos. Por eso no vuelve. No quiere. Vendrá un amor, que no hará que signifique que el amor ha vuelto. Será otro diferente, con la cara más limpia.


Tengo en mi mano la solución
para esos errores cometidos sin ton ni son
Pues la farmacia de mi corazón
tiene varios remedios para hacernos sentir mejor
Que si, de nuevo elegí, lo que hace un tiempo conocí

     Que no, Luz, que segundas partes nunca fueron buenas. Las soluciones a antiguos errores se pueden aplicar siempre para no volverlos a cometer. Experiencia de la que se beneficiarán nuevos allegados. Pero cuando el daño ya está hecho, hay poco que reparar. Siempre se notarán las grietas de la porcelana que rompimos e intentamos recomponer. Además, existe el riesgo de caer en el reproche, como víctima o como verdugo.


Por qué no vuelves amor a rozarme con tus labios
a quemar nuestro pasado como un engaño al reloj
Por qué dijimos adiós cuando todo era más fácil
Cuando no había nadie que frenase nuestra unión
Por qué dijimos adiós
Por qué no vuelves amor

     Porque quizás no es el momento ni eres la persona que creía o simplemente no estaba para ti ese amor. Además, si fue un amor maltratado, el amor no vuelve. Vuelven los perros cuando tienen hambre, pero a un amor así le falta sustento y no es una circunstancia reciente. Si fue un amor maltratador, mejor que no vuelva. Deberías haberte ido tú antes.


Aquellos paisajes evocados por ti, por mí
A las buenas noches que te di

Las seguirás dando, las buenas noches las puedes crear tú.


Por qué no vuelves amor
Por qué es tan fuerte mi amor
Por qué no vuelves amor a colgarte de mi brazo
a decirme muy despacio mi nombre a pleno pulmón
Por qué dijimos adiós cuando todo era más fácil
Cuando no había nadie que frenase nuestra unión
Por qué dijimos adiós
Por qué no vuelves por fin a mi

Ya te lo he dicho, Luz.


Hace unos meses escuchaba un tema nuevo en la radio de camino a casa de Fany.  Cuando llegué, le comenté que me había gustado una tía que cantaba “te quiero con tu mierda”, pero no sabía quién era.

2584955-728015-musical-instruments-guitars-and-violin-black-and-white-abstract-vector-illustration-string-instruments-and-music-notesLa reacción escuchándola fue muy cambiante. Al principio fue de “me gusta esta voz”. De hecho, me recordó a la única chica de uno de esos programas de “talento” que consiguió que continuara siendo fiel al programa cada semana hasta que se fue. Estaba convencida de que era Laia, de la primera edición de El Número 1. Me gustan esas voces que parecen de amanecida. Me gusta que parezca que no hay esfuerzo al cantar, pero a la vez se note el trabajazo y la fuerza que hay detrás de todo eso. Todo esto sin saber yo de música…

Encontré en Rozalen a alguien que decía las cosas de manera diferente.

Que no es tu signo positivo el que invierte en conflictivo las cosas del querer…

Pero más adelante diría:

                Y si tengo que gritarte lo que siento: te digo que te quiero con tu suerte, con tu mierda, con pasado, con presente, con o sin enfermedad.

ImagenNo es que me escandalice la palabra mierda en ningún contexto. Es que de pronto sentí como que se ensuciaba la canción. Es como un brochazo mal dado en Las Meninas de Velázquez. Es el trozo de suelo que desde lejos se ve que se quedó sin fregar. No pasa nada, todo lo demás es bueno, pero es que hay un borrón. Hay una mierda en mitad del paseo marítimo y encima la tengo que pisar. Me han servido mi pastel favorito, pero venía con una cucaracha.

Claro que, eso es una minuciosidad si lo comparamos con que en 1990 Juan Luis Guerra triunfó con una canción cuyo título ya es vomitivo: La Bilirrubina. Un tema bailable al ritmo de merengue. Una canción de amor que incluye palabras como catéter e insulina y que todos seguimos bailando sonrientes en bodas, bautizos y comuniones. ¡Menuda mezcla! Gente de fiesta que baila y canta las palabras de alguien que cuenta su pena del otro día en la enfermería.

Conste que yo no estoy diciendo que eso esté ni bien ni mal. No voy a criticar algo si yo no soy capaz de hacerlo mejor. Sólo expongo las sensaciones que me provocó.

También es cierto que mucho más criticables son los temas sexistas por antonomasia del reggaetón. Pero es que del reggaetón no espero nada. Sin embargo, de los primeros acordes y las primeras letras de Comiéndote a Besos de Rozalen, esperaba que fueran parte de mi canción de 2013. Y no lo ha sido.



Vuelo sin motor

Creando ideas y echándolas a volar

Eugenia Sanchez's Blog

Just another WordPress.com site

Juan Maggiani

Blog de expresión escrita

La estantería de Núria - Reseñas de libros

¿De qué hablo aquí? Novelas. Cómic. Álbum ilustrado. Ensayo. Y, en general, cualquier texto que pase por mis manos.

Diccineario

Cine y palabras

Zarathustra Callao

Se me amontonan las palabras.

TODOPODEROSO

Sólo soy un humilde puto amo

La mirada volátil

"Lo único que nos tapará la boca serán los besos"