Archivo de la categoría: Cuidados

Hará aproximadamente un mes o quizás dos… – el tiempo pasa muy rápido en cuanto entra la primavera – que vi por casualidad un nuevo producto de Maybelline New York. No acostumbro a maquillarme, sólo en ocasiones, y no estoy muy al día de las novedades aunque todo lo que tengo procuro que sea de calidad. Baby Lips prometían ser unos bálsamos con un toque de color. “¿Un bálsamo? ¿Pero cómo un bálsamo?” (Hola, Javi) Los bálsamos son siempre parte de mis imprescindibles y no tengo uno que voy cambiando de bolso en bolso… tengo uno en cada bolso, pues hidratarme, especialmente los labios y las manos, es ya una adicción, “el ritual de la teacher”, como dijo uno de mis alumnos de los más pequeños…

Pregunté en la tienda, estaban muy bien de precio (2’99€) y tenían muy buena pinta, pero no quería llevarme ninguno sin antes probarlo. No estaba segura de cuánto color dejaban ni de cómo era su textura ni su olor (ya sabéis, los criterios para pasar el filtro de Mis Imprescindibles). Estaba indecisa entre los dos más naturales: uno marrón y otro rosa. La dependienta me dijo: “No tengo probador, pero el marrón se queda más marrón y el rosa se queda más rosa.” Huí.

No volví a verlos en colores en aquella tienda, sólo quedaron los que no aportaban color. Otro día, en otra perfumería, de casualidad, vi que los habían traído, pero era una gama diferente, en colores neón. Strike a RoseCreo que no puedo oponerme más a esos en maquillaje y vestuario… en mi vida, los neones son para los iluminadores de mis apuntes, no para mi boca. Pero, ¡qué equivocada estaba! Allí sí había probador y, de entre todos, Strike a Rose de Baby Lips Electro, se vino conmigo a casa. Su textura suave y cremosa, realmente hidratante, su color rosado sin dañar la vista y, ¡oh, su olor! Se me hicieron irresistibles. Los colores de la gama Electro – dos tonos de rosa, uno naranja, otro morado y, ¡amarillo! – van asociados cada uno a un sabor, pero eso sí que no lo puedo asegurar.

Ya sabía que era un producto que iba totalmente conmigo. De pronto, en un supermercado habían puesto un stand con los primeros Baby Lips que había visto en aquella perfumería. El hecho de haber probado ya uno, me dio la confianza suficiente como para atreverme con dos, que no fueron los que pensaba. Peach Kiss, o sea, el marrón – el que se queda marrón, dependienta dixit –huele exactamente igual que el que ya me había comprado, pues el olor/sabor asociado a Strike a Rose también es el de melocotón. IMG_6379rOs prometo que si realmente se pareciera a melocotón no los hubiera comprado, pues los géneros de cualquier tipo – jabones, cremas, productos de limpieza… – que imitan los olores de melocotón y lavanda me provocan nauseas. No consigo identificar a qué momento, chuche o juguete de la infancia me lleva ese olor. El color que deja es muy natural y muy suave. Sin duda, Imprescindible ya. De los tres, seguro que es el que gasto antes, pues soy afín a los productos que alteran sólo un poco mis colores naturales. Mejor dicho, soy afín a los que, más que alterar, los potencian.

Y, finalmente, las delicias de la casa las hizo Cherry me. Estúpido y sensual Cherry Me, IMG_6362con un rojo piruleta que asusta, pero que es tan inofensivo como el monstruo de debajo de la cama. Y es que así me gusta embellecerme, que no maquillarme, cuidándome, sin disfrazarme, sin ponerme colores y formas que no existen en la cara.
Baby Lips, barras de labios comedidas que cuidan y realzan tanto como tú quieras, dejando que seas tú la que destaque.


Depende de lo cerca o lejos que te quede la playa o los días para visitarla, la operación bikini empieza antes o después.

Sigo a una chica en instagram que empezó en marzo y sube sus progresos y sus comidas (que se come muy bien con los ojos). No está gorda, pero un día decidió hacer cosas para perder unos kilitos. Su problema, si alguno, era de retención de líquidos, que en cuanto mejoró su actividad ya se vieron resultados. Más tarde, otra chica decidió ponerse a dieta y subir fotos de sus menús diarios: platos pobres de comida llena de agua. Incluso leí a alguien que decía que se ponía a dieta para poder cometer los excesos del verano… ¿ein? También he oído a gente decir en comilonas con los amigos: “mañana sólo piña”. Todos somos muy listos a la hora de decidir cuántos kilos tenemos que perder, sin tener ni idea de cómo hacerlo, y sin pararnos a pensar si eso nos beneficia o nos perjudica.

Apoyo la vida sana, el deporte, la buena comida, todos los posibles hábitos saludables… y estoy muy en contra de los atracones, algo tan arraigado a nuestra cultura, como ya escribí aquí a principios de año. Y ahí creo que está la fuente de todos nuestros problemas. El daño físico y moral no nos lo hacemos sólo por estar más o menos gorditos, nos lo hacemos por el descontrol de compensar una comilona detrás de otra con dietas milagro. De manera que desandamos lo que andamos y así nunca habrá avance.

Yo no sé hasta qué punto puedo hacer reflexionar a alguien con mi blog. No es una opinión, es un hecho que salta a la vista. Presumimos de dieta mediterránea, cuando no la seguimos. Presumimos, quizá, de que está al alcance, pero nada más. Nos la jugamos, no sólo con los desajustes varios por lo que le negamos al cuerpo, sino por lo que hacemos de más. Existe el síndrome del sobreentrenamiento, que provoca, entre otras cosas, disminución en el autoestima, derivado de falta de minerales y la creciente fatiga provocada por cambiar el ritmo de ejercicios de forma brusca.

Cuando empecé en twitter, ya hablé de esto, aunque aún no eran muchos los que me leían, en un tweet que enlazo aquí. Y sigo pensando que es un error intentar ajustar el cuerpo a una talla, sobre todo cuando se inventaron diferentes tallas que se ajustan al cuerpo.

Imagen                Conste que estoy hablando de salud, no de estética, también apoyo a mis amigas que han conseguido bajar de peso y mejorar su calidad de vida. Eso es otro tema. Si tuviéramos más personalidad, encajar en un vestido una talla más pequeña no nos preocuparía tanto.

 

 


Si hace unas semanas os hablaba de Mis Imprescindibles, hoy vuelvo con una entrada que en algo se le parece… Esta vez, mis imprescindibles han sido descatalogados. Si esa entrada hubiera ido más allá del cuidado de la piel, estas marcas hubieran aparecido, sin duda, por alguna parte.

Hace años, unos 10 o así, que era fiel al acondicionador reflejos dorados de Timotei. Utilizaba el champú y el acondicionador de la misma gama, que le daban mucho brillo a mi pelo y lo hacían fácil de desenredar. Aún sigo utilizando el champú, al que actualmente han cambiado el formato. El acondicionador desapareció y sólo queda alguna foto en internet en su bote bocabajo, que me chifla. ¡Qué recuerdos!

Durante muchos años, he intentado hacerme con algún acondicionador y/o mascarilla que se le pareciera. No he vuelto a encontrar nada igual. Aunque lo que descubrí hace unos tres años, fue aún mejor. De nuevo Timotei.

ImagenAl ir a comprar el champú de siempre, me encontré con que regalaban una mascarilla de aguacate. Fue un flechazo, me enamoré del olor y la textura desde el momento en el que abrí el bote en casa. El resultado fue espectacular, ya no echaba de menos el acondicionador. Aproveché la oferta y me hice con varios botes. De todos modos repondría, no he cambiado de champú en años y no tenía intención de hacerlo. Me hice con cuatro packs. Al poco tiempo, volví a la tienda y, al no ver la mascarilla por ninguna parte (sólo miré para asegurarme de que estaba), la dependienta me dijo que no habían recibido la mascarilla por separado y que la oferta había acabado. La encontré de casualidad en otra tienda, el único bote que quedaba, y tampoco volvieron a traerla después. Al tiempo, oteando en los nuevos productos de esta marca, vi que habían sacado un acondicionador de aguacate. ImagenCuál fue mi sorpresa al ver que era exactamente la mascarilla que buscaba, sólo que ahora lo vendían como acondicionador en el maravilloso bote bocabajo que me acompañó anteriormente. ¿Por qué me hacéis sufrir así? Me hice con tres botes y pude reponer en otras dos ocasiones. No más. Desapareció… Me dijeron en mi tienda de confianza que les habían informado de que iban a cambiar el formato y que habría irregularidades en su reposición. Sacaron algo parecido, que ya me espera en casa, pero ni punto de comparación. Estoy apurando ya el último bote del acondicionador o mascarilla o mejunje desenredante de aguacate ¡Cuánto voy a echar de menos ese olor!

timthumb.phpEn mi búsqueda desesperada, me hice amiga del acondicionador protector de calor de Dove. Fue todo un éxito desde el principio. Pero en cuestión de un año empecé a echarlo de menos en las tiendas que frecuento. Mi madre aún lo encuentra en un puesto en un  mercadillo, pero en ningún sitio más. He visto que también han cambiado el formato, no sé si también el producto, pero no lo encuentro de ninguna forma. Lo mismo me pasó con el spray protector de calor, que fue un regalo de la que es mi peluquera desde hace unos 9 años y, cuando se me gastó, no lo volví a ver. En su lugar, utilizo uno de otra marca conocida y de calidad, pero tiene un olor demasiado pesado para mi gusto.

DSC05782-300x225Yves Rocher me hizo un regalito al realizar un compra: 5 mini barras de labios. Quedé encantada con una de ellas (primera por la izquierda en la foto de este post): Barra de Labios Rouge Dragée – Rose Miel. Muy cremoso, hidratante, con un acabado satinado muy natural. Lo utilicé casi cada día y no reparé en comprarme la barra normal porque no pensé que no existiría después. ¡Menos mal que Fany me consiguió uno muy parecido en la misma tienda y, además, me regaló su miniatura! ¡Ay, si es que la quiero!

Sí, soy la de la foto.

La segunda barra por la derecha, fue otro de los caprichos que ya no existen. Se trata de Rouge Étincelles. Nunca me han gustado los labios rojos: ni verlos ni llevarlos. A veces me los he maquillado así, pero normalmente es por algo muy justificado. No suelo maquillarme y, cuando lo hago, prefiero algo discreto, que no me haga parecer demasiado distinta al resto de los días, pero con lo que me sienta más guapa, sin disfrazarme. Este rojo tiene destellos dorados que hacen que el rojo no sea Ferrari. Cualquier rojo que me haya puesto antes, lo he combinado con un gloss o algún color claro. Este ya tiene ese efecto. Tenía, porque… ¡adivinad qué ocurrió con él!

descatalogado


A raíz del post anterior en el que recomendaba los productos para la piel que me van bien, desde Eudermín han querido tener un detalle conmigo por la mención.

Que han sido muy generosos, ahora lo veréis, pero intuyo y destaco sobre todo que han sido muy observadores y han cuidado que los productos sean de mi interés, ajustándose a lo que decía en el post donde los mencionaba por primera vez junto con otros productos de otras marcas. No os imaginais la ilusión al recibir el e-mail y después el paquete en casa. Es por eso que, como agradecimiento, vuelvo a mencionarlos, sin más interés que mostrar mi gratitud. Cuando te dicen que te van a enviar muestras, te imaginas sobrecitos, botes pequeños… pues bien, aquí váis a ver una muestra de esas “muestras”.

Imagen     A continuación, voy a contaros qué son estos productos, de izquierda a derecha, de arriba a abajo.

Desodorante Bily Sensitive, hipoalergénico y ¡sin perfume!

– Desodorante para pies, desodoriza, refresca y alivia. Será compañero de viaje en verano. Lo veo.

– Crema Reparadora de grietas y talones, con urea, glicerina y alantoína. A mi lista de favoritos, por suave al tacto y al olfato.

– Crema de manos protectora Express. Es la única crema de manos de esta gama que me quedaba por probar. Ahora no sé cuál me gusta más.

– Crema de manos protectora, con karité y glicerina, en una tamaño ideal para llevar en el bolso.

Bandas depilatorias profesionales oro, con toallita pre-depilación.

He incluído los enlaces en el nombre del primer y último producto por si necesitáis más información. Los de Eudermín te llevan todos a la misma web, haciendo click allí sobre el producto que sea de tu interés. Tenéis más detalles de todas estas cremas haciendo click aquí.


Hace poco, mi amiga Fany publicaba una entrada de sus favoritos de 2013 en la que, aunque hablaba de todo un poco, lo centraba más en cosmética.
Hoy yo le tomo prestada la idea y os presento los productos que son mis imprescindibles, enfocándolo hacia el cuidado de la piel. Podéis ver más información de los productos pinchando en el nombre de cada uno.

EuderminLa primera crema que os presento es tan imprescindible que viene conmigo siempre en el bolso. Se trata de la crema de manos Protectora Forte de Eudermin. Contiene urea, ácido hialurónico, lactato sódico, alantoína y filtro solar. Se anuncia como crema de urgencia, para manos muy secas y, aunque no es mi caso, es salvadora de mis manos en mi día a día. Con los años he aprendido que cada crema tiene unas propiedades para según qué parte del cuerpo, pero esta  me ha servido en algún viaje como hidratante para cara, codos (incluso con dermatitis) y pies. Se absorve enseguida sin dejar sensación grasa y apenas si tiene aroma, lo que hace que me guste aún más. Creo que no llegó a costarme ni 2€.

Crema de pies babaria

Que me interese por las cremas no es ningún capricho, para mí es una necesidad. El siguiente producto que os presento es de la Crema Para Pies Secos y Agrietados de Babaria (en la entrada de Fany suena todo más glamuroso). Las manos no, pero los pies, especialmente en verano, se convierten en lija como me descuide. Esta crema me la descubrió mi madre y la voy dejando sin existencias siempre que le hago una visita. Contiene un ingrediente que ya he mencionado, urea, y del que podéis obtener más información a través de otro blog, haciendo click aquí. Poco sabía de este componente, sólo que es algo que debe llevar una buena crema para los pies. También contiene aloe vera, manteca de karité y aceite de almendras dulces. Su olor es muy refrescante y la encuentras fácilmente por 1´99.

Aceite Rosa MosquetaFitoceuticals apareció en mi vida por urgencia. Buscaba aceite de rosa mosqueta en crema. Repavar es mi marca preferida y la que también me salvó en una ocasión mucho más grave que esta. Se me sube bastante de precio, pero merece mucho la pena, la verdad. Es muy suave y huele muy bien. Aunque es más efectivo el aceite, se recomienda la crema si hay que aplicarla en zonas donde se pueda manchar la ropa. Pues bien, este aceite reforzado con vitamina E y de fácil aplicación gracias a su textura gel, me lo llevé por la prisa y la necesidad de ayudar a cicatrizar unas quemaduras. Aunque su aroma no es mi fuerte, ahora lo utilizo también como hidratante para la cara y está siendo mi gran aliada para este invierno. La piel de las cejas, frente, entrecejo y a ambos lados de mi nariz tiende a descamarse con el frío. No ha vuelto a pasarme desde que la utilizo. Me costó unos 12€, pero al ser aceite, Vasenol avenano necesito más de dos gotas.

Hidratación Esencial de Vasenol, compuesta principalmente por extracto puro de avena es la loción que me espera después de cada ducha. Como ya habréis visto, para mí es muy importante que una crema cumpla al menos los siguientes requisitos:
1) Que hidrate.

2) Que se absorva rápidamente.

3) Que su perfume (si no hay más remedio de que lo tenga…) sea suave y agradable.

Esta los cumple todos.

Mussvital solar rostroSolar facial antimanchas 50+ de Mussvital  es barrera protectora contra sol, viento y marea. Venía en un pack de regalo con gel y protector solar corporal. El pack de regalo fue, a su vez, un regalo que me hicieron, pero al año siguiente quise tenerlo de nuevo y lo compré todo por unos 17€. La crema facial contiene aceite de macadamia, tiene filtros UVA, UVB e IR. La cara roja y con pecas me divertía y me despreocupaba de pequeña, ya no. Me tomo muy en serio al que es el órgano más grande de mi cuerpo. Este protector solar hay que aplicarlo con mucho cuidado y muy poco a poco para que vaya absorviéndose. Cuando lo he hecho más a lo loco, mi piel se ha encargado de decirme hasta dónde llegó la crema y hasta dónde no. Con consecuencias un poco desagradables.

Mineral de alumbreMineral de alumbre, desodorante natural de venta en herbolarios, en este formato o simulando un desodorante de roll-on, más cómodo para los viajes. Yo lo tengo en los dos formatos. La piedra (mi piedra preciosa) la dejo en casa y el otro va y viene. Pensaba dedicarle una entrada entera y puede que aún lo haga porque alucino al ver cómo una piedra humedecida puede desodorizar más que cualquier desodorante y, por supuesto, cuidando la piel sin más química que esta. Es más, antes de dejar un cepillo de dientes en una casa que estoy dispuesta a frecuentar y en la que soy bienvenida, dejo una de estas piedras. Y hay quien lo sabe bien 😉 Jabón de árbol de té

Jabón Natural de Árbol de Té. Un efecto secundario de un medicamento me llevó de nuevo al herbolario. Tenía granitos por la espalda y el cuello. El jabón de árbol de té tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas que me ayudaron a desinfectar la zona sin deshidratar. Huele a hierba, deja muy claro de qué está hecho. Apto para todo tipo de pieles y respetuoso con el medio ambiente. Ziaja Natural Olive Ointment

Ziaja Natural Olive Ointment ha venido en un pack de regalo personalizado y muy generoso de mi adorada Fany (nombrada ya tres veces, ¿no?). Esta aún la estoy probando, pero ya se da la mano en mi bolso junto con la crema de manos de Eudermín. Su textura la hace agradable para cualquier parte del cuerpo e incluso para los labios y, ¡no tiene perfume! Está claro que quien me la ha regalado me conoce, me quiere y me cuida. Esta marca no la conocía, pero ya he hecho mis investigaciones y miro todos los productos con ojos golositos. Podéis echar un vistazo en su página de facebook.

Espero que os sirvan mis recomendaciones. Se agradecen los comentarios sobre este post, algunos de sus productos o cualquier otro que me queráis recomendar.


Nunca antes lo había hecho. Abrí un blog heterotemático sin saber yo misma lo que iba a publicar. Jamás he hecho publicidad y, bueno, tampoco ahora lo voy a hacer porque no cobro por recomendar un producto que me va bien.

ImagenSe trata del reparador de puntas de Llongueras. Allá por julio iba en busca de algún milagro para no tener que cortarme el pelo este verano. Me lo había cortado en febrero más de lo que hubiera deseado porque unos ¡6 centímetros! desde las puntas hacia arriba se encrespaba y tenía mal aspecto. Tampoco aquella vez hacía mucho tiempo que me lo había cortado y no quería volver a hacerlo, me apetece llevarlo largo una temporada.

Siempre he tenido el pelo seco (mixto durante la adolescencia). Incluso recuerdo a mi madre en busca de productos suavizantes y potingues caseros para poder desenredarme el pelo cuando era pequeña y conseguir que brillara un poquito.

Pasé por una perfumería y pregunté por varios productos que tenían buena pinta. Una de las depedientas me dijo que ella misma utilizaba este con el que me quedé, alegando aplicarlo en el cabello de toda su familia: principalmente ella, con el pelo recio indomable recogido en coleta cuyo coletero no le dará más de dos vueltas y su pequeña de dos años a la que, de dormir bocarriba en el carrito, se le encrespaba el pelo por la parte de atrás.

Me lo llevé.

ImagenDesde la primera aplicación ya noté que el pelo se suavizaba, que las puntas no se enredaban y que ya no tenía ese aspecto seco tan habitual en verano. Supuse que al aplicarlo después de cada lavado (e incluso algunos días sin haberme lavado el pelo, sólo para ayudarme a peinarlo) se gastaría rápidamente, pero su fórmula en gel hace que necesites muy poco en cada aplicación. Quien me conoce ya sabe que tengo una melena abundante y de cabello grueso, sin embargo sólo necesito unas 3 ó 4 gotas o pulsaciones del dosificador para aplicarlo con el pelo húmedo (tras haberlo secado sólo con la toalla) o 1 ó 2 si es sólo para peinarme. Con esto, utilizándolo un mínimo de 3 veces por semana desde mediados de julio, aún no he gastado ni 3/4 del bote. Y, a diferencia de los aceites, no se queda nada en las manos.

Como me va bien y normalmente descatalogan los productos de los que me enamoro (100% verídico y os puedo dar ejemplos), voy mirando por los diferentes comercios por los que paso para saber dónde más puedo adquirirlo. Así, también he visto la diferencia de precio entre unos sitios y otros. Yo lo he encontrado en varias perfumerías, incluída en la que me lo compré, por menos de 9€ y en El Corte Inglés lo venden por casi 13€. Que os aseguro que están bien gastados, pero no lo hagáis tontamente, habiendo sitios donde lo venden por 4€ menos.

Espero que os sirva mi recomendación, ya me contaréis. Eso sí, espero no tener que convertir mi blog en uno de belleza, que para eso ya está Noemí con sus consejos para todo.



Vuelo sin motor

Creando ideas y echándolas a volar

Eugenia Sanchez's Blog

Just another WordPress.com site

La estantería de Núria - Reseñas de libros

¿De qué hablo aquí? Novelas. Cómic. Álbum ilustrado. Ensayo. Y, en general, cualquier texto que pase por mis manos.

Diccineario

Cine y palabras

Zarathustra Callao

Se me amontonan las palabras.

TODOPODEROSO

Sólo soy un humilde puto amo

La mirada volátil

"Lo único que nos tapará la boca serán los besos"