Archivo de la categoría: Arte y Espectáculos

Desde 2010 resido en un pueblo que no es el mío, adonde vine a formar una familia (aunque sólo fuera de dos). Hoy, cuatro años y medio después, con mi plan inicial malogrado, sigo aquí, desenvolviéndome como una más por los enredos culturales que me ofrece mi lugar de residencia. En cuanto supe que el municipio contaba con un grupo de teatro local, no dudé en hacerme socia, pero fue ese un año de poca novedad, manteniendo activos espectáculos de otros años. Busqué y encontré y, allá donde encontraba, sonaba el eco del mismo nombre: Nono Vázquez. Con la representación de la primera obra en la que salí allí, él tuvo la primera referencia sobre mí. No era con una agrupación, era una obra benéfica de una cofradía (sin ser yo nada de eso) en la que estaban todos los que eran amigos míos en calidad de “novia de” (algunos, muy pocos, los suficientes… supieron serlo también después, ya como individua, gracias por tanto). De aquello me llevé mi primera experiencia en unas tablas que beso, y también una sensación de aspereza al no aparecer mi nombre en la dirección, que era lo que más ilusión me hacía, ya que fue mi primera vez. Pero si alguien, pasados los años, quiere disculparse, que lo haga con mi madre, que le dolió la ausencia de mi nombre antes, y probablemente más, que a mí. Así como tampoco me tuvieron en cuenta a la hora de agradecer a los colaboradores desinteresados, un evento del que salí llorando y no era de emoción. Pero haber estado en el escenario con ellos, hizo que Nono supiera de mí por primera vez. Semanas después, tuvimos ocasión de saludarnos. Si no fue antes, fue porque habíamos estado buscándonos en círculo. SONY DSC          Unos meses más tarde, recibí un correo desde la asociación: alguien buscaba actores para una representación multidisciplinar. Por supuesto, dije que sí. Cuando llevábamos unas semanas ensayando (tal y como ya sé que se ensaya con Migue), nos quedamos sin protagonista. Volvió a sonar el nombre en mi cabeza, pero no quería proponer a nadie a quien no conocía ni podía avisar personalmente. Sin embargo, pasó. A los pocos días, quedando dos semanas para la representación, Nono Vázquez se ponía en la piel de Beethoven. Debo reconocer que aquello tomó otro color, se fueron fijando conceptos y movimientos y, por nuestra parte, algo más. No hubo tiempo para lazos, cuando pudimos tomarnos unas cañas, el estrés de aprenderse el texto en tan poco tiempo, acabó con un Nono febril en cuanto aplaudió el público. IMG_3116 Pero llegó el verano y un e-mail. Nono, molesto consigo mismo y disculpándose por proponerme como segunda opción, me ofrecía un papel en una obra que él mismo dirigía: El Sí de las Niñas. Obviamente, le di el sí. Fue ahí donde empezó todo, una amistad sana, con más cosas en contra que a favor, lo que la hizo más fuerte. Meses después estábamos preparando un cuentacuentos para la guardería donde estaba su hijo, a quien adoré desde antes de ese día, pero fue ahí cuando me di cuenta de que era mutuo. IMG_0345 Desde entonces, las tardes de café y karaoke, los momentos de charla en el Casablanca, eran continuos. En 1012, cuando pude pronunciar un NO en alto y tajante a la vida (poco) sentimental que estaba llevando, él fue la única persona que supo estar a la altura de las circunstancias. Nono, a mí sí que me va a faltar vida para agradecerte que recogieras mis lágrimas esa noche. Nunca había llorado con toda la boca delante de nadie, del mismo modo que nadie me había enseñado a DSC02515actuar con todo el alma. Para ese año ya tenía otra preparada: escenas de Don Juan Tenorio para el día de los difuntos, en el lugar donde más a gusto me siento, después de mi casa: el Casablanca. Al año siguiente, otra obra con él: Farsa y Licencia de la Reina Castiza, con Esperanza Teatro. Y tras un año dejándonos un poco en paz por diferentes circunstancias, a finales de 2014, 401296_10152762831855611_1328470819_nNono me da una noticia: lo habían propuesto como pregonero del carnaval de su pueblo. No podía sentirme más orgullosa de mi amigo, no podía parecerme más justa esa mención. Acto seguido, me dijo su propuesta de pregón, pensaba hacerlo cantado. Iba a preparar todo el repertorio de un día de concurso: presentación, dos pasodobles, dos cuplés con su estribillo, y popurrí, con música que su comparsa había sacado en diferentes años. Y, para colmo de sorpresas, contaba conmigo para hacerle alguna voz. “Pero yo no sé cantar, Nono.” Y eso es algo que puedo decirle a todo el mundo menos a él, para quien soy una todoterreno con un par de huevos enormes. Y es cierto, yo no sé cantar a dos voces, no tengo oído, no sé proyectar la voz… pero no cesó en su empeño. Ensayamos todo lo que pudimos en unos días en los que todo eran complicaciones. Yo, personalmente, sufro en estos meses los estertores y la ronquera de la alergia al ciprés (¡esa gran desconocida!) y eso no es lo más grave que estaba ocurriendo entre los que colaborábamos… Era su momento, sabía que para él era importante tenerme allí, podía contar con otras personas y no lo hizo. Pero también sabía que todo aquello era suyo, de él y para él y no se lo quería estropear. 10371455_859484160782598_2325149355503043663_nA la satisfacción de que contara conmigo, hay que sumarle el hecho de que me mezclaba con gente muy especial para él: su hermano y amigos suyos de toda la vida. Reencontrarme con Raúl Vázquez, fue un gozo tremendo. Siempre lo he admirado en secreto. No puedo describir lo que es volver a hablar tranquilamente con Jose Luis Hinojosa, refugiarme en uno de sus apretones de mano y disfrutar de una de las sonrisas más honestas. Sonrisa, que también tiene Jesús, su hermano, a quien no conocía y con quien creí sentir los tambaleos de un flechazo inevitable. Y Maribel, que me dio la confianza que necesitaba para, al menos, hacer la parte del repertorio que ella había podido oír, la misma que me hizo sentir especial al pedirme opinión sobre lo que había escrito ella para la presentación. Reconozco que no estuve muy expresiva, limitada por mis toses y el sueño que dan los antihistamínicos, pero ojalá la vida nos vuelva a juntar para más momentos así, aunque sólo sean parecidos. 10922797_859484107449270_1135665887194919484_nEntre el público me encontré con caras conocidas y desconocidos que me tocaban y me llamaban por mi nombre mientras cruzaba la sala hasta el escenario. Caras que no olvidaré con nombres que no recuerdo. Y, a los que pude saludar después, los que me dejaron sus impresiones: Lucía, Manolo(s), Bea, LopeCarlos Hinojosa, que dejó de ser mi alumno para ser mi alcalde (y amigo) y Nuria Morcillo, que podía haberse librado de esta, pero quiso acompañarme; a quien últimamente miro antes de salir al escenario, porque su cara relajada y a la vez expectante, hace que me sienta segura. Nuria, sábelo, tienes la mirada propia de familiar de artista, gracias por venir. Después de un pregón fugaz, en el que lucimos los colores que, con prisa y acierto, nos puso Raúl Montoya, pudimos alargar el momento un poco más. Unas horas más para disfrutarnos ya sin prisa, donde también se unió Pablo J., haciéndolo todo más cercano aún, como siempre que podemos, en el Casablanca. Y, para colmo, un día después, cuando los mensajes emotivos de agradecimiento son los que te llenan de notificaciones el grupo de whatsapp en cuestión, recibimos la noticia de un alta médica del que todos habíamos estado pendientes (¡A recuperarse del todo, familia de luchadores!). No se me olvida, lo he dejado intencionadamente para el final. Entre idas y venidas, entre confidencias y proyectos teatrales, pude contar con el apoyo de Mari, quien para mí dejó de ser “la mujer de Nono” para pasar a ser mi amiga, ayudándome con su apoyo incansable en mis oposiciones, animándome en todo, diciéndome sí a un día de compras en otra ciudad, ofreciéndome su casa, el calor de los suyos e invitándome a su mesa algún que otro domingo. Todo esto, en el pueblo en el que vi truncado mi plan de formar una familia, pero donde me encontré formada una preciosa que siento mía. Infinitas gracias a todos. SONY DSC


Alerta de SPOILERS sobre Shreck (por si acaso), Frozen y Maléfica.
No digáis que no lo avisé.
Luego no me vengáis con hechizos malditos.
Empiezo:

A mi madre no le gustan los cuentos.

cuentosinfantiles_fondopantallaNunca me contaron cuentos para dormir y no estoy muy segura de haberlos echado de menos. En casa teníamos unas cintas de cassette con Caperucita Roja, El Flautista de Hammelin, La Casita de Chocolate y Hansel y Gretel.

De las princesas no sabía nada, sólo que me gustaba su estética como a casi todas las niñas y, cuando supe, no terminaban de encajarme los argumentos. ¿Por qué había siempre una mujer que quería hacerles daño? ¿Por qué las salvaba (de lo que fuera) siempre un príncipe?

Los cuentos populares están sufriendo uPrincesa-Fiona-y-Shrekna transformación más que necesaria. Considero a la película Shrek como punto de partida, cuando nos colaron que el maleficio de la princesa era lo contrario a lo esperado en cualquier tiempo: no estaba condenada a ponerse fea, ¡estaba condenada a ponerse guapa! El hechizo, como todos, se desharía con un beso de amor – sigue salvándola un hombre… -, volviéndola para siempre a su forma de ogra.

Pues bien, en Maléfica se cuenta La Bella Durmiente desde el punto de vista de la bruja, una bruja que no nació siéndolo y explica los motivos que le llevó a lanzar la maldición contra la princesa Aurora nada más nacer. No,df8de229023d Maléfica no estaba enfadada por no haber sido invitada al bautizo, hay una razón más poderosa que esa. ¡Qué mejor manera de vengarse del daño que le causó su primer amor, que haciéndole daño a la hija de este! Tras haberle despojado de su esencia al cortarle sus alas… y no de manera figurada, el hada, que algo tenebrosa sí que era, empieza a planear su venganza. La lucha no es de mujer contra mujer porque la princesa Aurora sea joven y bonita. Hay algo más allá. Incluso la propia Maléfica se arrepiente del daño que en un futuro sufrirá un ser inocente por su culpa. Abandonada a su suerte, al (des)cuidado de las tres “hadas buenas” – cuya caricatura grotesca disfruté de lo lindo -, de no ser por las atenciones indirectas de Maléfica, Aurora ni siquiera hubiera llegado a la edad a la que se cumpliría el hechizo.

Hreina-elsa-lagrimasaber visto Frozen meses antes me dio la pista que necesitaba cuando dicen que el hechizo se deshará con un beso de amor. En ambas películas – de Frozen tengo pendiente otro post, aunque no prometo nada – se coquetea con la idea de que el verdadero amor no existe. A las dos las besa el príncipe-machote en cuestión y ni una se deshiela ni la otra se despierta. El verdadero amor va más allá del amor sexual hombre-mujer y en ambas películas queda más que claro.

Con ambos finales, me sentí plena y creí en los cuentos por primera vez, y más habiendo visto el documental sobre cómo se hizo Frozen.

Por eso, por la nueva perspectiva de los cuentos de toda la vida, por la interpretación tanto de Angelina Jolie como de Elle Fanning, el acierto en el reparto, los efectos especiales, las luces y las sombras… cuando acabó la película con el rótulo Maleficent, yo leí en voz alta:

MAGNIFICENT.

maleficent-poster-slice-first-clip-from-maleficent


Esta entrada es muy personal. No hago crítica de la obra en cuestión, hablo a corazón abierto de algo que me da mucha vida.

El sábado 22 de noviembre hice una de esas cosas que tanto me gustan: ir al teatro. Lo hago tanto para subirme a las tablas, como para dejarme sorprender desde el patio de butacas. En esta ocasión, hice lo segundo.

IMG_4486Esta vez fue especial… ya, es algo que digo cada vez que voy, sea como actriz o como espectadora, pero es que cada vez es especial a su modo. Aquel día iba a ver a Manu. Iba reventada de un intenso día de coche, compras y dolor de cabeza, pero entraba en mis planes y fui. ¿Quién es Manu, que hacía que no contemplara la idea de no ir? A Manu lo conocí antes de saber quién era, estaba aplaudiendo el día que señalo como más importante teatralmente hablando, donde ya lo menciono en una entrada en este blog: A Manu, porque yo no te conocía y cuando salí a saludar tu aplauso sonó por encima de todos y supe que eras tú. Cuando salí, Manu fue la primera persona que se puso de pie, quitándome de encima el personaje haciendo que me mostrara más tierna y emocionada. Nunca olvidaré esa sensación. Manu fue mi abrigo en un curso de teatro en el que coincidimos. Supo ser varias tallas, quedarme holgado y también ajustarse sin apretar. Y después de aquello, tuve la suerte de actuar con él en la obra Farsa y Licencia de la Reina Castiza, en 2012.

Y por 10435845_790060181024399_8669658879832477623_ntodo esto que cuento, el sábado fui sola al teatro, sólo para verle. Además, creía recordar haber visto a esta agrupación anteriormente en una actuación en la universidad. Fue una gozada y lo recuerdo con mucho cariño. De nuevo, había sensación de orden, de precisión, de todo en su sitio. El vestuario, la escenografía, la iluminación, la proyección de la voz, la coordinación, el dominio del cuerpo… todo sumaba. El color, o la ausencia del mismo, ese coqueteo con el blanco y negro hasta en el más mínimo detalle, me enganchó del todo.

Y, mientras tanto, entre actores1049066_182298218608075_504940956_o y actrices maquillados irreconocibles, descubrí a alguien: “Esa nariz… esa boca… las he visto yo en otra parte.” Recordé que Pepi, compañera mía de otra agrupación con la que, por cierto, no llegué nunca a actuar (Pepi, nos lo debemos), había entrado en otra agrupación. Allí estaba, magnífica, resonando, caminando liviana como si apenas pisara.

Al ver a gente que ya conoces actuar en otros sitios, te das cuenta de que no hay actores buenos (reconozco que es una afirmación muy atrevida, pero entenderéis que hablo de ello con un matiz), sino actores y actrices en mejores o peores manos. En mis propias carnes he vivido cómo un director ha sabido sacar lo mejor de mí, cualidades que ni yo misma sabía que tenía. Y lo mismo veo en gente que se mueve de aquí para allá y escucha, mira y aprende.

Salí de la obra muy tocada con lo que había visto. No quería hablarlo con nadie, por si hablar me sacaba del ensueño. Y pronto salió Manu y pude abrazarlo, empapado en sudor, como cuando fue mi apurada bolsa de condones en los pasillos de un convento. Y esperé a Pepi, pero tuve que ir a buscarla. Me sentía insegura, no me gusta meterme en camerinos cuando lo ocupan otras agrupaciones, por muy bien que conozca el teatro. Empujé un poco la puerta preguntando por ella. Antes de darme cuenta, un grito llenó la sala y ella me abrazaba fuerte. Ni siquiera imaginaba que pudiera significar tanto para ella verme allí. Su reacción fue todo un regalo para mí que, por si no hubiera tenido sufientes emociones, salí llorando de allí. 10703916_10205437726604759_5207428214633138054_n

Vi a mis compañeros felices, realizados, y eso me llena. Si puedo pedir un deseo, ojalá algún día encuentre a compañeros míos de otras agrupaciones en el patio de butacas. No puede ser muy difícil habiendo actuado ya con 5 grupos diferentes. El teatro necesita tanto de gente que llene el escenario, como las butacas. Y sentir el cariño de gente con la que compartes esa pasión, lo hace todo aún más grande. Gracias, compañeros, por darme tanto. Gracias, Manu y Pepi; gracias, In Vitro.


Recuerdo que una vez le pregunté a un amigo: “¿con qué puedo sorprender a mi novio en nuestro aniversario?” “Ponle los cuernos”, me contestó.

En el 5º aniversario de bodas de Amy y Nick, alguien le tiene preparada una gran sorpresa. Su mujer desaparece de manera misteriosa, habiendo dejado organizada su tradicional “caza del tesoro” cuyas pistas, esta vez, llevarán a ella misma. “Amazing Amy” no podía no ser el final de una caza del tesoro…gone-girl-636-220

La película Gone Girl (Perdida en español) es una adaptación de David Fincher del best-seller de Gillian Flynn. Se llama adaptación porque te cuento el libro no era comercial. Si bien es cierto que se nota que hay otra mano más allá de la de la autora, esta es de las obras que difieren poco de la original, por lo que, si has disfrutado el libro, disfrutarás la peli por igual.

Cada detalle que yo había creado en mi cabeza, apareció de pronto en la pantalla. Cada rasgo físico que le puse a sus personajes, cada gesto, cada espacio. ¿Alguna vez has sentido que alguien ha escrito una canción para ti? Pues yo salí del cine pensando que habían hecho mi película. Sin presunciones, sólo con el disfrute de la convergencia entre dos cabezas completamente desconocidas. Y sólo una de ellas sabe crear esta maravilla. Y no soy yo.

Y aquí es donde empiezan los SPOILERS (flojitos, pero SPOILERS al fin y al cabo).

………gone-girl-rosamund-pike-640……………………………………

………………………………….

……………………

¿Seguro que quieres seguir leyendo?

……………………

………………………………….

……………………………………………

No digas que no te avisé.

Del libro eché de menos que en la peli se viera a Amy como a una sociópata corriente. En la película se omite el acoso a una chica en el instituto y sus consecuencias, dejando a Amy como Femme Fatale, al convertir en su objetivo maníaco únicamente a hombres con quienes tuvo algún tipo de relación y le acabaron sobrando. Es más, quien no haya leído el libro, creerá que la obsesión de Amy era simplemente vengarse por una infidelidad o por sentirse atrapada en algo de lo que siempre se ha burlado: un matrimonio insatisfecho, donde la mujer es alguien de quien esconderse y el hombre un mono danzarín (una nueva expresión para denominar al calzonazos). Al menos sí queda claro la coña que se trae Flynn con la idea de la de la institución del matrimonio.

Que a Nick no se le viera como obseso sexual misógino debido a una más que estudiada colección de pornografía hallada en la investigación policial, me pareció correcto, por innecesario. Para cuando esto se descubre en el libro, Nick ya había quedado lo suficientemente mal y en la peli había que abreviar.

Me faltó, sin embargo, que fuera más evidente la presión por parte de los padres de Amy con la creación de un personaje paralelo a ella misma, pero perfecto. Los fracasos de Amy durante su infancia, eran los éxitos de La Asombrosa Amy, una serie de cuentos infantiles que escribieron sus padres y que podrían ser la causa de sus problemas, más allá del hecho de haber sido toda su vida una niña rica, en parte debido a esos libros, que hicieron la fortuna de la familia.

El reparto no pudo ser más acertado: Nick Dunne, un capullo que cae mal. Aunque es buena gente, es de esas personas que no; por lo que sea, no. La parte de Nick le toca a Ben Affleck haciendo de sí mismo (sin ser yo nada de eso). Amy Dunne, la asombrosa Rosamund Pike engordando y adelgazando en tiempo record, sabiendo mirar con la mirada más inocente y la más despiadada. Desi Collings, interpretado por Neil Patrick, que consigue que quieras darle un sillazo en la cara, siendo un personaje importante en la trama cuya presencia molesta. Y, uno de mis favoritos tanto en el libro como en la película, Margo (Go), interpretado por Carrie Coon, que pasará desapercibida para muchos, pero que se ganó mi corazón en cuanto vi más allá de sus gafas.

Sobre si leerse el libro antes de ver la película, he oído varios comentarios. Yo estoy muy contenta de haberlo hecho así. Cierto que ya sabes cómo acaba y todos los tejemanejes que se traen sus personajes, pero el disfrute absoluto de la película requiere, desde mi punto de vista, de unos conocimientos previos y mejor que te lo dé un libro a que te lo cuenten.


Hace un año elegimos obra y, “Cluedo”, el nombre con el que la rebautizmos, no pudo ser más acertado.

IMG_5279

El juego al que hace mención trata de descubrir quién asesinó a un señor, en qué habitación y con qué arma. Desde el minuto uno, la trama de la obra rueda sobre un asunto muy parecido. Pero no puedo hablar sólo de la obra. Si bien no ha habido ningún asesinato, la fecha del estreno ha sido siempre un misterio para los implicados.

En octubre del año pasado volvía a decir que sí a un proyecto teatral. Aunque yo empezaba a la vez a trabajar y a preparar oposiciones, elegí esta actividad para ocupar el poco tiempo de ocio que me quedaría. Calculábamos que marzo o abril podría ser una buena fecha… pero los tejemanejes de la realidad superaron a la enredada ficción de la obra que teníamos entre manos.

IMG_5586

Pronto fueron evidentes las diferencias horarias y geográficas del reparto. Por este motivo, a un mes del estreno, tuvimos una baja que, aunque pronto fue sustituida gracias a la generosidad de Laura que se aprendió su texto en semanas, hubo casi que empezar de cero la puesta en escena que, dada la complicación de la obra, tampoco es que la lleváramos todo lo avanzada que nos hubiera gustado a esas alturas… A cuatro días del estreno, sufrimos la pérdida de una persona muy querida por todos, miembro del grupo y familiar directo de 3 (o podríamos decir 5) de los partícipes. Se aplaza el estreno. Tenemos entre medias una representación más “familiar” en una aldea cercana que nos pone un poco a prueba y nos sube la moral. Se pospone el estreno a lo grande hasta después de verano.

4400243a9565e83dd4a1b60ed591dbea_XL

Un mes antes de la siguiente fecha propuesta, recibimos una terrible noticia: el piso de arriba de la sede de la agrupación se ha venido abajo. En la zona dañada del bajo donde se ubicaba, teníamos montada toda la escenografía  necesaria para la función. Si en cualquier obra necesitas un sofá cualquiera, con una mesa normal, y unas cuantas sillas, para esta era necesario un sofá de no menos de tres plazas, una mesita de café con un cajón frontal visible, un mueble con una puerta donde cupiera una botella también con unas características particulares, un cojín que se abriera fácilmente tirando de los extremos… No hacía mucho que lo habíamos encontrado y montado todo tal y como era preciso. Y, de pronto, no teníamos nada. Afortunadamente, algunos no habíamos devuelto la ropa y eso se pudo salvar. Y más afortunadamente aún, no hubo daños personales, ni de miembros del grupo ni de la familia que vivía en los pisos superiores.

Y así, salvando todos los obstáculos, ayer pudimos presentar el espectáculo más importunado del mundo. Desde aquí quiero agradecer a mis compañeros su buen hacer y su perseverancia para con este proyecto. Hemos sido muy valientes. Nosotras que creíamos que aprendernos tal obra ya era en sí un reto, aprendimos que la vida nos tenía preparados muchos más. ¡Enhorabuena, luchadores!


Los días previos a la noche en la que iba a ver Action Man, el espectáculo que traía Yllana, se parecieron mucho a aquellos en los que me rechinaban los dientes al ver el cartel de “Entradas agotadas” cuando vino El Brujo.

Nunca me resisto a un “no hay entradas”, como bien hice aquella vez. Parece ser que gusta hacerme creer que no voy a poder hacer algo que quiero y al final ha sido sólo una broma con poco gusto. Incluso si alguien se pusiera como objetivo procurar que no consiguiera entrada, siempre hay otra persona que puede facilitarme las cosas. Quizás porque últimamente concibo los espectáculos como algo para disfrutar en soledad, aunque esta vez tuve a mi lado a la mejor compañía que podría tener para esa noche: compañeros de teatro y otros quehaceres.

Y ahí estaba Raúl (Cano)2 llenando un escenario entero con su sola presencia. En mi recorrido por diferentes teatros, ya sea como actriz o espectadora, he aprendido a seleccionar aquello a lo que quiero prestarle especial atención. Este aprendizaje se lo debo a los dos espectáculos más grotescos en los que he estado. Porque, Carmen, he visto algo aún peor que Rapsodia: la vida es sueño. En ambos, aprendí a obviar un argumento cogido con pinzas para centrarme en la interpretación, los movimientos o la voz de alguien en particular.

En el caso de Yllana, el espectáculo en sí ya seducía, aunque debo reconocer que alguna vez dejé de atender a lo que se contaba para centrarme en cómo lo contaba él. Raúl tiene un dominio del cuerpo impresionante, no podía dejar de mirar y admirar cómo su cuerpo obedecía a cada orden que mandaba aquella cabeza privilegiada. Creo que es la primera vez que veo a alguien moverse con tanta precisión por un escenario. Y su voz, sin apenas palabras, desarrollando la historia con sonidos intranscribibles que todos acabamos imitando con bastante poco éxito. A consecuencia, salimos todos de allí entonando aquel pegadizo Guau! eh? Y con razón.

Los compañeros con los que me crucé por allí y yo llegamos a la misma conclusión: esa noche, alguien había puesto la palabra actor en un lugar al que ninguno de nosotros, aficionados con muchos años de interpretación a la espalda, podíamos alcanzar. Para mí no fue frustrante, lo tomé como enseñanza.

De esto hace casi un mes y mi amigo Nono ya le dio forma en su blog. Yo me he tomado más tiempo, por una mezcla de exceso de trabajo y pereza estival que han hecho que le quite vidilla a mi blog para poder dármela a mí misma. Sin embargo, el recuerdo de las misiones de aquel Superagente Especial han estado flotando en mi mente cada día desde entonces. Porque hacer reír así de bien tiene que ser un superpoder.


imagesNunca he sido seguidora de un único festival, ni siquiera de varios. Voy picando de aquí y de allá, pero sin fijación. La primera vez que vine a Etnosur tenía un motivo. Visitar el festival por primera vez me dio muchas razones más.
1939_116092810610_5290_n
 Y así, desde el año 2005 intento dejarme caer por aquí para disfrutar de pasear rodeada de gente que baila y sonríe, de que me salpiquen agua por la calle, de ver la ciudad de todos los colores y de escuchar, a cada paso, diferentes tipos de música, que salen de los instrumentos más peculiares.

DSC00558¿Cómo definir Etnosur? Para un folleto, Etnosur es un festival étnico en la que se puede escuchar música alternativa, se vende artesanía y se presentan talleres y actividades para todos los públicos. Para mi blog, Etnosur es vida.

En las distintas ediciones del festival he viajado por diferentes países sin moverme del sitio. He estado en Etiopía, en Brasil, en Tel Aviv… he bailado danza africana, he rezado con los monjes budistas… he hecho tantra, yoga, sanación con la voz… he cenado en Italia, en Francia, en Japón, en México y en Tailandia. Me han contado cuentos, me han cantado al oído, he pronunciado palabras en distintos idiomas, me he quedado boquiabierta en una conferencia, he llorando viendo un documental y me he enamorado una y otra vez de esas personas que andan, visten y bailan como si fueran duendes y que llenan la ciudad de magia. Realmente creo que lo son.
Durante tres días todo el mundo vive en la calle y sonríe. Pocos son los que quedan de por aquí. Organizan viajes para no estar mientras otros lo hacen para estar. Y están, y viven, y ríen. De pronto los otros, los que vienen de fuera, son los de aquí.

ETNOSUR 2010 (14) -AMBIENTE ETNOCHILL, PASEO DE LOS ÁLAMOS-En cuanto a las quejas generales, no hay más suciedad ni más droga que en una feria, donde los excrementos de caballo, el alcohol y otros vicios están, sorprendente y socialmente aceptados. En Etnosur, a diferencia de otros eventos, la gente no se viste de hipocresía y, ya que consume drogas, lo hace bien en el stand de EnergyControl, entre otras cosas. Estoy en contra de las drogas pero, ya que se consume, que se haga bien.

DSC00555 Otro punto a favor de este festival es la capacidad de albergar tal oferta de actividades para todos los gustos y edades. Tanto es así que, durante tres días, conviven familias con niños pequeños y perros enormes que chapotean felices en las fuentes. 167120Y todo cuidado al detalle: EtnoSueños, una guardería nocturna donde poder dejar a los más pequeños para seguir disfrutando de los conciertos de madrugada, así como el servicio de identificación de los mismos.

Si puedo hacer alguna recomendación, en cuanto al alojamiento no tengo mucho que decir, pues yo siempre he tenido ducha y cama, que son las dos carencias que más acusa la mayoría de la gente. Tanto si tu idea es quedarte en la zona habilitada para acampar, como en cualquier hotel (asegurando la reserva de un año para otro) o en tu coche, ponte tapones para dormir, pues la timbalada es continua. En cuanto a la ropa, en algunas ediciones nos hemos vistos sorprendidos por bajadas importantes de temperatura durante la noche, asegúrate de llevar, no ropa de abrigo, pero sí algo que cubra más que lo que solemos llevar en mitad de julio. De la comida no hay que preocuparse, pues todos los negocios ofrecen menús y bocadillos por precios de risa. Con respecto a los talleres, los más espirituales, los he disfrutado yendo sola, pues se trata de dejarse llevar, de no estar pendiente de si alguien te mira ni de mirar a nadie. Acude al taller con al menos una hora de antelación. IMG_6014En todos hay que esperar, pero vale mucho la pena. Elige bien cuáles quieres hacer, pues no sólo es difícil entrar si no acudes con tiempo, especialmente en los que tienen el aforo muy limitado, si no que la mayoría se solapan y es difícil combinarlos.

Y canta, baila, ríe, ponte chorreando, quítate la camiseta… ¡Vive! ¡Que son tres días!



Vuelo sin motor

Creando ideas y echándolas a volar

Eugenia Sanchez's Blog

Just another WordPress.com site

La estantería de Núria - Reseñas de libros

¿De qué hablo aquí? Novelas. Cómic. Álbum ilustrado. Ensayo. Y, en general, cualquier texto que pase por mis manos.

Diccineario

Cine y palabras

Zarathustra Callao

Se me amontonan las palabras.

TODOPODEROSO

Sólo soy un humilde puto amo

La mirada volátil

"Lo único que nos tapará la boca serán los besos"